La piedra y la gota

 

"En la lucha entre la piedra y la gota, ganará siempre la gota, no por su fuerza sino por su perseverancia"

En esta vida siempre miramos las cosas grandes, majestuosas y no nos damos cuenta que las más insignificantes forman parte de nuestro entorno y que unidas a los grandes dan forma a todo.

Si nos ceñimos a la piedra y la gota, si a la primera la tiramos, allí quedará por dura, grande y fuerte que sea; si es la gota, todo lo contrario, es escurridiza y puede calar donde nosotros no podemos ver.

También podemos aplicarlo a los animales, siempre se habla de la cigarra y la hormiga y de la tortuga y la liebre. En el primer caso, la hormiga pasa desapercibida y ella, erre que erre, trabajando, mientras la cigarra, más grande y vistosa, se pasaba el día cantando. En el segundo caso, nadie podría pensar que la tortuga ganaría en una carrera a la liebre y por su tesón así fue y la liebre siendo más ágil, rápida y veloz se fio de sus posibilidades y cuando quiso reaccionar, ya era tarde.

Las personas también tendríamos que tomar al pie de la letra este escrito, ya que alguien que sea inteligente, pero no trabaja, no logrará lo que otra persona que se esfuerza por alcanzar lo que se ha propuesto y para ello trabaja duro. Y siempre se ha dicho: "Más vale maña, que fuerza".

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón