Educación frente al acoso

 

El IES Tiempos Modernos lidera una experiencia para prevenir el 'Ciberbullying'

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Ser diferente --alto, bajo, gordito, de una raza distinta, con alguna discapacidad física o psíquica-- puede convertir a una persona en objeto de burla de los demás. Mofarse de los que son distintos es algo que siempre ha estado presente entre niños y jóvenes, pero los grados de crueldad y ensañamiento van a más de la mano de las nuevas tecnologías.

El IES Tiempos Modernos ha querido hacer algo al respecto y ha puesto en marcha una iniciativa pionera en Aragón para prevenir el ciberbullying a través de las tutorías con alumnos. La idea partió del orientador del centro, Juan Antonio Planas, que también es presidente de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía y Presidente de la Confederación de las Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España (COPOE). "El año pasado empezamos a tener problemas porque algunas familias habían recibido amenazadas y mensajes de Internet. En una pelea, varios chavales grabaron a otros. Y además, nos hizo tomar conciencia el hecho de que empezaron a hacerse públicos casos de pederastia que nos fueron delatando que las niñas son especialmente vulnerables. Y vimos que era necesario influir desde la educación", detalla Planas.

Por eso, a principios de este curso decidió crear un grupo de choque contra el ciberbullying. Así se lo hizo saber a los alumnos de 1° de Bachillerato, que habían elegido estudiar Psicología, una optativa que imparte él. Como parte de ese proyecto, van a las clases de Secundaria, les proyectan un vídeo sobre el ciberbullying, trabajan con diferentes textos y, después, los alumnos explican con casos reales qué problemas puede haber y cómo actuar ante ellos. Finalmente, los de Bachillerato se prestan como intermediarios a los estudiantes de ESO para ayudarles a resolver sus dudas sobre el acoso o cómo pedir ayuda. "Creemos que esta iniciativa puede servir de modelo a otros centros", explica el coordinador del programa de prevención.

Este profesor de Psicología asegura que cuando algún chico ha sufrido acoso, "lo primero que siente es vergüenza y tiende a silenciar lo ocurrido, por eso es muy importante la figura del alumno mediador, a medio camino entre un adulto, porque está cercano a ellos, pero que sabe actuar y tiene información suficiente en casos de chantaje, para que se denuncie".

CASOS FRECUENTES

"Es muy recurrente el típico chico diferente a quien sus compañeros ponen en situaciones comprometidas, las graban y luego las pasan por el móvil o las cuelgan en Internet", explica Planas. Sin embargo, este psicopedagogo avisa de que "esta broma ha generado varios intentos reales de suicidio en Aragón por parte de chicos que se han visto ridiculizados y temían que lo vieran sus padres. Y esto no es ninguna broma, cuando la gente se mata, eso nos debe alertar".

Como profesional del ámbito educativo, Juan Antonio Planas advierte de que "sólo somos conscientes de una pequeña parte de las agresiones, porque no se traslucen más". Hoy en día, "cualquier niño tiene internet y webcam y no sabemos con quién chatea, ni en qué páginas se mete. Por eso, más vale que tengan sus cautelas", dice el psicopedagogo Planas.

¿Y existen casos en Zaragoza? "Ya hemos tenido algún caso, pero lo hemos atajado", indica el orientador del IES Tiempos Modernos. La labor tutorial en el centro es muy importante para Planas, porque para los chicos que sufren este problema "no es ninguna broma y cuando eso se proyecta es un escarnio y una humillación tan grande que es peor casi que lo sucedido. Por eso, lo importante es sensibilizar", precisa. La clave de este acoso es conseguir imágenes comprometidas, humillantes o de contenido sexual, que luego amenazan con distribuir si las víctimas no obedecen sus órdenes. En las sesiones de tutoría, los alumnos cuentan casos reales.

CASOS ESPECIALMENTE GRAVES

Y la crueldad de los agresores va en aumento. En Zaragoza, que no es una ciudad que se caracterice por delitos muy graves, se están empezando a producir casos horribles. Planas no quiere caer en el fatalismo, pero advierte de que ya hay casos de "compañeros que graban abusos sexuales y luego los van pasando por el móvil. Yo no digo que se haga todos los días, pero existen casos reales de este mismo año". Ante estas situaciones, la palabra prevención toma más fuerza que nunca. Las soluciones pasan por no quedarse indiferente ante la injusticia ajena.

Planas lo resume así: "Los casos de agresores son pocos, en general, pero los espectadores son muchos. Cuando te llega la imagen de un chico o chica del que se están riendo o del que están abusando, hay que pensar en la otra persona, hay que implicarse y desmontar todo esto".

A debate:

Hay que saber que al grabar con el móvil a un chico al que le están dando collejas, le podemos estar haciendo un daño permanente porque al escarnio de reírnos se une el hecho de colgarlo públicamente. Es una humillación, es más hiriente y afecta más que el 'bullying' convencional.

El presidente de la Asociación de Psicopedagogía de Aragón asegura que parte de la culpa de este fenómeno reside en la falta de empatía, de ponerse en lugar del otro. Y añade que estamos en una educación demasiado permisiva, sin límites, donde impera un egoísmo tan grande que cada uno satisface sus deseos inmediatos sin tener en cuenta si perjudica a otro, falta educación emocional.

Más información en internet: www.articulo.org/Bullying

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón