Como cualquier otro vecino

 

Paula Aguilar (SES Bujaraloz)

"Si tu coche y tu 'loro' son japoneses; tus números, árabes; y tu florero de Taiwán; tu cubata, americano; tu culebrón, venezolano; el alfabeto, romano; tu sombrero, mejicano; si es griega tu pizza italiana; tu café, brasileño; tu pendiente, de Oriente; si tu Cristo es judío y tu novia extraterrestre, ¿cómo te atreves a llamarme extranjero?".

Esta frase me ha hecho pensar cuanto necesitamos de otros países y de las cosas que allí se hacen. En la vida cotidiana, no nos paramos a pensar dónde se hacen las cosas o de dónde vienen las materias para fabricarlas aquí en España. Es muy importante que de unos países a otros, se puedan vender los productos que son abundantes y comprar otros que son, a veces, imprescindibles, y no tenemos en nuestro país.

Un producto tan sencillo como el chocolate, es probable que esté fabricado en Suiza y, debemos pensar, que hace más de medio siglo, lo trajo de América Cristóbal Colón.

Yo también he mirado entre mis cosas y me he quedado sorprendida: mi bolígrafo es chino, mi perfume francés, mi marioneta de Bali, mis tejanos americanos, mis vecinos ucranianos-

Creo que no es justo que llamemos a nadie extranjero y menos que lo hagamos sentir mal por eso. Es bonito poder viajar por todo el mundo y que la gente que vive allí te haga sentir bien y no te trate mal sólo por haber nacido en otro lugar y, menos, a la gente que tiene que dejar su casa y su familia.

En un pueblo tan pequeño como Bujaraloz ya hay mucha gente que vive aquí y ha nacido en sitios muy lejanos y vienen con sus familias a trabajar, estudiar y vivir con nosotros. Es justo tratarlos como a cualquier otro vecino.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón