¿Destrucción o aportación a nuestro lenguaje?

 

Cristina Polo, EEPP Santa Engracia

Hay diferentes puntos de vista sobre este tema aunque a mí el más acertado me parece el que profesores y escritores dicen que a su parecer no se sabe dónde está el problema, si en los jóvenes o en los adultos, ya que actualmente vivimos en una sociedad audiovisual.

Yo diría que no está mal que entre los jóvenes haya distintas palabras, abreviadas y monosilábicas, extranjerismos y escritura lúdica, pero siempre que no influya en su trabajo escolar, ya que de momento las palabras que usan no son conocidas por todas las personas que hablan el español. Pero tampoco debe ocurrir que a los jóvenes les impidan usar esas palabras en sus SMS o Messenger, dado que así se ahorra espacio y dinero. Ahora bien, la Real Academia Española (RAE) no debería permitir que palabras como 'mvl' (móvil) o Amérika (América) pudiesen entrar a formar parte de las 87.000 voces registradas en ella, ya que estas palabras mal construidas provienen de otras que, en efecto son aprobadas por millones de personas en toda España.

Por otra parte, no creo que las personas adultas y ancianas quisieran tener estas clases de palabras, aunque sí los jóvenes. No creo que aprobar el lenguaje de los jóvenes de hoy sea buena idea para el resto de personas que hablan el español.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón