El lucero

 

Alexandra Claeanu, La Salle Montemolín

Había una vez un gran rey muy rico. Tenía muchos castillos extraordinarios pero el más hermoso estaba al lado de un gran río. Fue especialmente construido para su hija, llamada Belísima. Ella vivía en el castillo junto con algunos sirvientes que procuraban que no le faltara nada. Su padre vivía en otro castillo junto con su madrastra.

Belísima era la princesa más hermosa de todo el país y muchos caballeros querían casarse con ella, pero ella no les correspondía. Tenía el pelo rubio y unos ojos grandes y azules como el cielo. Su rostro parecía que era de porcelana. A lo largo del día, Belísima pintaba, cuidaba plantas y tocaba el piano. Cuando venía la noche miraba por la ventana y hablaba con las estrellas.

Una noche el Lucero la vio y enseguida se enamoró de ella. Estaba impresionado de su belleza, de su mirada, de su voz. Así que quería cada noche estar más cerca de ella.

Una noche, las ganas de abrazarla y de besarla lo vencieron. Así que decidió bajar a la Tierra para estar con ella. Su madre intentó impedirlo, pero sin ningún resultado. Lucero se fue a una bruja del cielo y le contó su gran deseo. La bruja le dijo: "Si quieres que Belísima sea tuya, tienes que pagarme por este servicio". "¿Cómo?", preguntó Lucero. "Me vas a dar tu luz y tu belleza. A cambio yo te transformaré en un ser humano".

"¡Sí, sí, acepto!", dijo Lucero feliz. "Mañana haremos el cambio". Esa misma noche, Lucero habló con su querida y le dijo que bajaría del alto cielo por ella.

Al siguiente día, Lucero y Belísima estaban juntos y enamorados mientras la bruja brillaba en el cielo. Por la noche, los dos estaban tan entusiasmados y, de repente, Lucero murió. La bruja lo había engañado. Junto con la muerte de Lucero la estrella del cielo cayó. Belísima murió de dolor y Lucero nunca volvió a tocar el cielo. Desde entonces nadie le ha visto.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón