A mi abuelo

 

Diego Aguirre, Colegio Pompiliano

Su mente se apagó hace dos años. Tan sólo un suspiro llega ahora hasta nuestros oídos. Nos dejó un gran hueco en nuestro corazón, que permanece vacío. La vida es un calendario que se acaba muy pronto, las hojas pasan muy deprisa... Y hay que aprender tantas cosas... Y en tan poco tiempo... Y tú ibas a ser mi maestro. Al final, dejaré, como mi abuelo, un leve suspiro que permanecerá en el olvido. No te olvidaré, abuelo.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón