La crisis ya es real

 

El sistema financiero se enfrenta a su mayor reto desde 1929

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Estamos en crisis. De eso no hay duda porque los medios de comunicación no paran de recordarlo. Hablan de paro, de caída en las bolsas, de bancos al borde de la bancarrrota. Durante meses hemos escuchado que la situación de bonanza que vivía la construcción en España no podía durar para siempre, que los abusos algún día nos iban a pasar factura. Y parece que ese día ya ha llegado.

Pero ¿hay alguien que sepa explicar en qué consiste exactamente esta crisis? Enrique Barbero, técnico del Servicio de Estudios de Ibercaja y profesor de Análisis Económico en la Universidad de Zaragoza, asegura que la crisis actual se originó en el mercado inmobiliario, hipotecario y financiero de Estados Unidos. "Los reducidos tipos de interés, que llegaron a ser del 1% en el 2003, y las importantes revalorizaciones de las viviendas alentaron el crecimiento de la financiación a los hogares en aquel país. En particular, aumentaron los préstamos hipotecarios de alto riesgo (subprime). En este caldo de cultivo, el ascenso vertical de los tipos de interés que se inició a finales del 2005 (hasta el 5,25%) para frenar la escalada de la inflación (encarecimiento del petróleo) enfrió el mercado inmobiliario y provocó impagos generalizados de quienes habían suscrito hipotecas subprime en los últimos años, dado que no pudieron asumir la subida de cuotas", indica.

A raíz de esto, "la quiebra de las entidades financieras norteamericanas dedicadas a esta actividad ha sido el epicentro de la crisis", razona Barbero. Pero después, explica este analista económico, "han caído en cadena también las entidades e inversores de todo el mundo que facilitaban fondos a estas compañías hipotecarias, haciendo tambalearse al conjunto del sistema financiero internacional". La globalización de la economía ha acelerado la velocidad de propagación de la crisis. De hecho, la semana pasada se anunció la intención de los principales dirigentes internacionales de juntarse en una cumbre internacional para redefinir el sistema financiero mundial.

Además, esto ha desvelado el fallo de los organismos reguladores y supervisores, que no alertaron del alto riesgo que entrañaban estas prácticas y permitieron el desarrollo de fórmulas de ingeniería financiera que camuflaban el riesgo de las operaciones que se estaban llevando a cabo.

Barbero apunta que en España no tenemos préstamos subprime, puesto que las condiciones solicitadas a los clientes para la concesión de hipotecas han sido mucho más exigentes. Además, los inversores nacionales apenas compraron activos tóxicos emitidos por instituciones norteamericanas.

La situación de España es peculiar porque en los últimos años la gente gastaba más de lo que ahorraba y, por ello, ha sido preciso obtener financiación en los mercados internacionales (100.000 millones de euros en 2007 por ejemplo). Así, "la paralización de los mercados financieros mundiales obligará a disminuir los niveles de inversión en España", sentencia este técnico de Ibercaja. "Nos esperan años de menor crecimiento y menores ritmos de creación de empleo en comparación con el pasado reciente", añade.

Aunque "la situación por países no es homogénea, casi todas las potencias mundiales atraviesan un momento complicado", reconoce Barbero. Evidentemente, Estados Unidos es el país más afectado y China el que está mostrando la mayor capacidad de resistencia ante la crisis, según apunta este analista económico. Y España va sorteando la situación en una posición más o menos sólida. Así, que no hay que dramatizar, pero toca apretarse el cinturón. Y cada vez más.

A debate: Intervencionismo, ¿la última salida para evitar el colapso?

¿Por qué la mayoría de los gobiernos europeos y el estadounidense han optado por el intervencionismo? Enrique Barbero explica que el intervencionismo es la última salida para evitar el colapso de los sistemas financieros y, por lo tanto, países de marcado carácter liberal (como Estados Unidos o Gran Bretaña) no han tenido más remedio que intervenir.

El Gobierno español ha puesto en marcha un plan de ayuda al sistema financiero nacional, de carácter más preventivo que necesario, que proporcionará liquidez a las entidades. De esta manera, el mecanismo que "engrasa" la actividad económica (la financiación a particulares y empresas) seguirá funcionando.

Más información en internet:
Wikipedia - Crisis económica de 2008
Especial de La Vanguardia

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón