Dos Cenicientas entre cuatro paredes

 

Alejandra Garcés y Ainoa Rubio, 3° Diversificación, IES Juan de Lanuza (Borja)

El Otoño acaba de nacer y, sin embargo, a su brisa gélida le responde el pueblo de Borja con unas cálidas y sonoras fiestas. Todo el mundo sin dormir, yendo a las vacas o de peña en peña.

¡Qué bien se estaría con ellos! Si nosotras pudiéramos acompañarles... Esto es deprimente, todo el mundo por ahí y nosotras con un papel y un bolígrafo y a pensar.

--Me llamo Alejandra y toda mi condena es por culpa de la amistad. A mi amiga Ainoa le ha dado por ser responsable y obedecer a sus padres. Ella sabe que si sale hoy, las fiestas de su pueblo, Fuendejalón, lo más importante para ella, habrían terminado.

--Yo soy Ainoa, y en parte estoy aquí por Alejandra, aunque ella lo niegue. En realidad a ella tampoco le dejan irse, pero podrían haber venido a buscarla, aunque ella no ha querido por acompañarme.

A pesar de que todo el mundo está divirtiéndose en las vacas, nosotras estamos aquí, en clase, escribiendo esto para la sección de estudiantes de El Periódico del estudiante.

Pasados unos días... Volvemos a clase y todo es diferente; ya estamos con nuestros compañeros y estamos dando clase normal, todo se ha normalizado y ya no estamos con la tristeza del otro día pensando que todo el mundo se estaba divirtiendo excepto nosotras.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón