Asalto a una ciudad

 

Bombay (India) ha vivido una nueva forma de terrorismo antioccidental

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Armados con fusiles de asalto, los terroristas entraron en la principal estación ferroviaria y empezaron a disparar y a tirar granadas. Así comenzó el primero de los diez ataques terroristas que tuvieron lugar, el 26 de noviembre, en Bombay, capital financiera de India. Aparentemente, los turistas extranjeros eran el principal objetivo de los asesinos, especialmente los británicos, estadounidenses y judíos, por eso eligieron lugares atestados de visitantes, como la Estación Chhatrapati Shivaji, dos hoteles cinco estrellas --el Oberoi Trident y el Taj Mahal Palace & Tower--, el Leopold Cafe, un restaurante turístico, y la sede del departamento de policía del sur de Bombay.

El saldo humano fue de más de 150 muertos y más de 300 heridos, según datos oficiales. Dos puntos fundamentales han diferenciado este atentado de otros tantos que se producen en Asia y que pasan como una crónica más de muertos y sufrimiento en las páginas de internacional de los periódicos. El primer factor que acercó esta tragedia a nuestras casas fue el hecho de que la masacre pilló por sorpresa a una delegación diplomática española, entre quienes estaba la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que narró detalladamente cómo esquivó la muerte. También se ha escuchado el testimonio de una mujer catalana, que contaba cómo su marido vio un cilindro rodar por el suelo y se tiró encima de ella para salvarle la vida. Ambos sobrevivieron, aunque tuvieron que ser hospitalizados.

Y el segundo motivo, es que este atentado ha generado una cooperación internacional sin precedentes de los gobiernos de India, Israel y Estados Unidos, además de un gran alarma internacional al vivir en directo el asalto al centro de una ciudad. Ahora todos los responsables de seguridad de los distintos países se preguntan si eso podría pasar en sus territorios.

Y es que desde que el 11-S rompió los cánones de lo que era posible y lo que no en materia de seguridad y de atentados. Nadie se libra hoy de la psicosis del terrorismo. Los grandes atentados desde entonces tienen sello islamista y objetivos occidentales. Así fue en el año 2001, con el ataque coordinado a las torres gemelas de Nueva York, al Pentágono y a la Casa Blanca, aunque este último objetivo quedó frustrado. El mismo fanatismo activó las bombas de los trenes que, el 11-M de hace cuatro años, sembraron el terror y la muerte en pleno centro de Madrid. Y que lo repitieron nuevamente el 7-J en Londres (2005).

Ahora, los terroristas, en forma de comando paramilitar, han demostrado nuevamente que todos podemos ser un objetivo terrorista en cualquier parte y que cualquier ciudad puede sufrir un ataque en cualquier momento. Y eso asusta a los dirigentes y también a los ciudadanos. Es el primer caso de terrorismo con un asalto armado urbano que afecta a ciudadanos de Occidente. Quizá por eso ha acaparado tanta atención en los medios. Desde que empezó el ataque, se pudo seguir en directo cómo se trasladaba a los heridos, o cómo los terroristas se atrincheraron después en el hotel Taj Majal con varios rehenes. Algunos ciudadanos de Bombay actuaron como cronistas de sucesos al ir contando los hechos en la red. Muchos narraban los acontecimientos en directo a través de su blog. Hasta se ha creado un mapa de los ataques usando Google Maps.

La operación de Bombay ha sido atribuida al grupo Lashkar-e-Toiba --según el único terrorista superviviente--, que lucha por la anexión a Pakistán de la Cachemira india. Estos terroristas altamente entrenados han abierto una nueva puerta al miedo a través de la ejecución del terrorismo urbano en la ciudad más desarrollada de India. Pero también es una llamada a la cooperación internacional. A ver quién puede más.

A debate: El terrorismo ¿es la guerra del siglo XXI? ¿Puede pasar en cualquier parte?

Los periódicos ofrecen a diario un goteo de atentados, pero la mayoría de ellos pasan inadvertidos para nosotros. ¿A qué se debe?
Dicen que el terrorismo es la guerra del siglo XXI. ¿Estás de acuerdo? Según las circunstancias que se están viviendo, crees entonces que ¿nosotros estamos en guerra?
Los mayores atentados de este siglo han tenido objetivos occidentales y han estado perpetrados por terroristas islamistas. ¿Qué hace que estos fanáticos odien tanto Occidente como para matar a tanta gente? ¿Qué quieren conseguir?
¿Se diferencia en algo el terrorismo de ETA del de Al Qaeda o las FARC?

En la web:
www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=460890
es.wikipedia.org/wiki/Atentadosdenoviembrede2008enBombay

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón