Europa se congela

 

El corte de gas ha tenido a más de 15 países en jaque en plena ola de frío

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

La batalla política que mantienen Rusia y Ucrania ha salpicado a gran parte de Europa a raíz del corte en el suministro del gas ruso que llega al viejo continente. Y todo esto en medio de una tremenda ola de frío polar que ha azotado a toda Europa. El gas es la energía más utilizada en los hogares europeos para los sistemas de calefacción, por lo que quedarse sin él en pleno invierno supone un drama, y más para aquellos que soportan temperaturas por debajo de los cero grados. Además, todavía hay muchas cocinas que funcionan con gas.

Bastantes países de la Unión Europea reciben parte del gas que consumen de Rusia, que lo envía pasando por Ucrania, pero la mayoría de ellos disponen de fuentes alternativas. Bulgaria, Eslovaquia, Grecia, Austria, la República Checa, Eslovenia, Hungría, Polonia y Rumanía, son los nueve países de la UE que más gas consumen de Rusia, aunque de forma exclusiva sólo lo hacen Bulgaria y Rumanía. Estos dos son totalmente dependientes del gas ruso, al igual que otros nueve países europeos, como Moldavia o los países balcánicos, que han pasado unos días de extrema dificultad por falta de suministro. Los gobiernos han ido apurando las reservas, restringiendo los suministros y dando prioridad a los hogares frente a las empresas, por ejemplo, pero a finales de la semana pasada, en la capital búlgara, miles de hogares no tenían ya ni calefacción ni agua caliente, y decenas de escuelas tuvieron que cerrar debido a las bajas temperaturas y a la imposibilidad de combatirlas. En Moldavia, se cortó el suministro de agua caliente, mientras que Rumanía mantenía el estado de emergencia.

La UE medió sin éxito la semana pasada, después de que parte de Europa llevara diez días con dificultades, pero dicen que si hubiera habido más países de la UE realmente perjudicados por el corte del gas ruso, las presiones políticas que se habrían ejercido sobre Moscú y Kiev hubieran sido más fuertes. En realidad, la UE obtiene sólo un cuarto de sus suministros de gas de Rusia, de los que un 80% pasa a través de Ucrania. Hasta ahora, la disputa ha interrumpido el suministro hacia 18 países europeos.

Las disputas que mantienen Rusia y Ucrania están utilizando el gas como arma. Las diferencias entre ambos países se deben a las deudas pendientes de Ucrania por el gas, a los precios de este combustible para el año que empieza y a las tarifas estipuladas por el transporte del gas hacia la UE. Mientras no alcancen un acuerdo --algo que se barajaba la semana pasada-- y se echen la culpa unos a otros, la Europa más oriental seguirá muerta de frío.

Ahora se entienden mejor las voces que surgieron en contra de la compra de parte de Repsol por una petrolera rusa. En una sociedad donde el consumo se ha instituido como medio de vida, las fuentes de energía se han convertido en un arma muy poderosa.

A debate: ¿podría haber tomado la UE un papel más activo?

Dicen que la UE no ha presionado más a Moscú porque sus países no estaban muy afectados por la crisis, salvo dos que dependían exclusivamente del gas ruso. ¿Qué hubiera pasado si Alemania, Francia o Reino Unido hubieran estado tan afectados como Rumanía, Bulgaria o los países balcánicos? ¿Te imaginas no tener calefacción en casa con este frío? Ahora, las temperaturas de algunos países de la Europa central y oriental alcanzan los 30°C bajo cero.

Después de varios días bajo la vigilancia internacional de observadores de la UE, nadie ha conseguido esclarecer quién tiene la culpa del corte del suministro. Pero los afectados se cuentan por miles.

En la web:
Ucrania, Eslovaquia, Moldavia, Polonia abordan en Kiev la crisis del gas
Bruselas advierte que Ucrania y Rusia tienen su "última oportunidad"

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón