Mensajes

 

Elisa Navarro Sánchez, 3º C IES Juan de Lanuza

Yo envío un mensaje:

"Vida, soy yo, Leonor, la persona que ha emprendido el viaje contigo, durante tanto tiempo... Quizás me oigas con dificultad, porque estoy a punto de abandonarte después de 85 años. Antes de irme, quiero pedirte perdón y darte las gracias porque muchas veces has sido para mí como un tren que paraba en cada estación, pero ¡en cuántas ocasiones he perdido la oportunidad de subir! Y tú te ibas sin mí.

Lo siento, porque a veces he hecho un uso inadecuado de ti, de lo cual me arrepiento. Todos estos detalles sólo se perciben cuando ha pasado ya mucho tiempo y no hay ninguna solución. Ahora, desde mi sillón, recuerdo perfectamente todo lo sucedido a lo largo de mi vida, tanto lo malo como lo bueno, y por ello te doy gracias por haberme acompañado tantísimos años, agradezco todo lo que me has enseñado y si algo he aprendido es a no tener miedo de irme con tu gran enemigo. Mi conciencia está tranquila para tomar el camino de la eternidad".

Me envían un mensaje:

"María, soy el libro que dejaste olvidado en la estantería tras leerme, soy aquel objeto ignorado en lo más profundo de tu memoria, tan profundo que, tal vez sea por eso, ya no me mimas ni limpias el polvo que se acumula en mi lomo y en mis hojas. Te enseñé a saber amar, ya que es así como me llamo. Conseguiste adorar la vida, quisiste con locura a las personas que te rodeaban, amaste el ambiente en el que vivías, gracias al cálido amor con el que te acogí y tú me acogiste a mí entre tus suaves manos.
Creía ser tu amigo, sin embargo, tras haber aprendido todo lo que mis páginas contenían, me olvidaste para siempre. Mi único deseo es volver a formar parte de los momentos íntimos y agradables que una persona siente al leer.

Tu libro, que piensa en ti, en cada momento".

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón