El año del hielo

 

El Año Polar Internacional dará comienzo en 2007 tras su última celebración hace ya 75 años

José Lacruz (Periódico del Estudiante)

No hay casi virus, ni bacterias o insectos. Suele darse una temperatura media de -40°. La lluvia es casi inexistente. No viven seres humanos y, desde su descubrimiento hace unos dos siglos, nunca se ha colonizado. Sin dueño ni patrón, la Antártida --el continente helado-- será en 2007 la protagonista, junto al Ártico --norte de Canadá, Siberia o Groenlandia--, de todo el interés científico. El próximo 1 de marzo, a las 10.00 horas, dará comienzo el Año Polar Internacional, un acontecimiento que sólo se ha celebrado en dos ocasiones: en 1882 (125 años) y en 1932 (hace 75 años). En la práctica se traduce a más de 300 investigaciones, 63 países participantes y millones de euros, que se emplearán a fondo sobre el propio terreno, en los dos Polos del planeta.

Los proyectos partirán con un nuevo elemento que, en el último Año Polar, hace 75 años, no existía: el calentamiento global. Los Polos son la fuente de frío más importante de la Tierra: regulan en buena medida el clima, afectan a las corrientes marinas y su elevado deshielo eleva el nivel del mar. El estudio de estas dos zonas permitirá conocer a fondo la situación actual. El Año Polar Internacional se completará, además, con estudios, actividades y medidas divulgativas. El IPY (siglas en inglés) estará coordinado de forma conjunta por los Comités Nacionales pertenecientes al Consejo Internacional de Uniones Científicas (ICSU) y por la Organización Meteorológica Mundial (WMO).

En el caso español, el acontecimiento cobra aun mayor relevancia, ya que es la primera vez que participa en un IPY. Nuestro país actuará dentro del marco del Comité Científico para la Investigación Antártica (SCAR), del que forma parte como socio desde 1990 y que en 2002 recibió el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional. La investigación científica española en la Antártida se financia en parte gracias a las subvenciones públicas incluidas en los Planes Nacionales de I+D promovidos por el Ministerio de Educación y Ciencia. La convocatoria salió en diciembre de 2005 y ya se conocen los 17 proyectos aprobados que contarán con 3 millones de euros para su realización. Según el SCAR, que recoge en su página web todo lo relacionado con esta celebración, "el Año Polar Internacional aportará mayor conocimiento en áreas clave, entre las que se incluyen: el planeta, el terreno, el océano, el hielo, la atmósfera, el espacio, la población y la enseñanza y divulgación, así como la integración de los sistemas de datos".

ARAGÓN EN LA ANTÁRTIDA

España sumará las diferentes iniciativas a sus campañas antárticas anuales, que ejecutan diversos grupos del Ejército junto a científicos. El Gobierno español tiene en la actualidad cuatro buques dedicados a la investigación. El Buque de Investigación Oceanográfica (BIO) Las Palmas fue el primero en participar en misiones a la Antártida; luego le siguió el BIO Hespérides, que en sus 15 años de funcionamiento ya lleva más de 300.000 millas recorridas. Mientras que en el propio terreno se encuentran la Base Antártica Española (BAE) Juan Carlos I, gestionada por el CSIC, y la BAE Gabriel de Castilla, gestionada por la División de Operaciones del Estado Mayor del Ejército de Tierra. En esta última, los militares aragoneses siempre han tenido una presencia importante.

El pasado 13 de noviembre de 2006 comenzó la Campaña Antártica 06/07, que ha llevado hasta la Isla Decepción (situación de la BAE Gabriel de Castilla) a una expedición de doce responsables militares, entre los que se encuentran cinco aragoneses --nacidos en la Comunidad o destinados en alguna de las unidades como la Agrupación de Apoyo Logístico número 41 o el Regimiento de Pontoneros de Monzalbarba--. A lo largo de los 135 días de la misión se están desarrollando una veintena de proyectos como la mejora de sistemas de localización de víctimas en casos de avalancha.

Todos los proyectos que se están realizando en la zona pueden consultarse a través de una página en la que la BAE Gabriel de Castilla expone su cuaderno de bitácora. Por ejemplo, entre los proyectos civiles destaca uno que, partiendo del hecho del calentamiento global y el aumento de temperaturas, trata de averiguar en qué medida pueden afectar a la fisiología y ciclos vitales de algunas especies. Para ello se hacen pruebas con tres especies de pingüinos antárticos y parásitos, "bajo la hipótesis de que un incremento de las temperaturas producirá un aumento en la prevalencia de los parásitos", se explica.

Por su parte, los proyectos militares se dividen en diferentes áreas: Comunicaciones, Sanidad, Logística y Vestuario, Medio Ambiente, Instalaciones, Navegación, Motores, y Montaña. En lo referente a vestuario, "para la campaña en curso está previsto realizar experiencias en materiales expedicionarios con membranas especiales; así el nuevo traje de intemperie, forros polares cortavientos, tiendas de expedición de alta montaña y sacos de dormir de plumas, entre otros, componen una amplia panoplia de elementos que buscan en las tierras antárticas su extraordinario banco de pruebas", se indica en el sitio web.

Entre las últimas aventuras estuvo, el pasado 8 de enero, una conexión entre la Estación Espacial Internacional y la BAE Gabriel de Castilla, que puso en contacto por primera vez la Antártida con el espacio exterior. En esta conexión, los españoles explicaron los experimentos que se llevan a cabo en la zona polar y el astronauta de origen latino Michael López Alegría mostró la nave y explicó la vida diaria.

Estos científicos son una pequeña muestra de todos los que este año volcarán sus esfuerzos en dar a conocer las zonas polares.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón