"La inspiración me vino en clase"

 

Entrevista con José Luis Acosta, ganador de un concurso literario

José Lacruz (Periódico del Estudiante)

No se considera un fanático de la lectura pero consiguió llevarse el primer premio del Concurso de relatos breves en centros escolares sobre la igualdad entre hombres y mujeres "Vivir en Igualdad". Se trataba de una convocatoria para todos los centros escolares de la provincia y José Luis, desde Utrillas, lograba alzarse como ganador del concurso, que se falló el 19 de diciembre de 2005.

Esta iniciativa --que también tiene dentro de la misma convocatoria su modalidad en dibujo-- está impulsada por el Departamento de Servicios Sociales y Familia del Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de la Mujer, y pretende eliminar los estereotipos masculinos y femeninos tradicionales y contribuir a establecer la igualdad entre sexos en el conjunto de la sociedad.

José Luis Acosta Rodríguez, del IES Fernando Lázaro Carreter, eligió la violencia de género como tema central de su relato; un aspecto sobre la igualdad que está de forma constante en los medios de comunicación y contra el que se lucha para evitar. En el año 2006, 68 mujeres murieron a causa de los maltratos y agresiones cometidas por los hombres con los que mantenían algún tipo de relación sentimental.

--¿Cómo te enteraste de este concurso?
--Un día, nos lo comentó en clase la profesora que impartía Lengua. Se trataba de un concurso de relatos. Enviamos nuestros textos, y terminé ganando.

--¿De qué forma te enteraste que habías ganado?
--Fue la profesora quien me lo dijo un día en clase. La verdad es que fue una sorpresa. Por lo que sé, habían enviado bastantes relatos.

--El relato está escrito en primera persona; al lector le habla la propia mujer maltratada. ¿Cómo conseguiste darle tanto realismo? ¿En qué te inspiraste?
--No hizo falta inspiración; la verdad es que todos los días se ven muchos casos de violencia de género en la televisión. Soy muy extremista con estas cosas...

--¿Qué quieres decir con "extremista"?
--Que se trata de un tema en el que tengo las ideas bastante claras, y mi posición frente a la violencia es de rechazo. Hay que estar en contra de la violencia de género.

--¿Y dónde comenzaste a escribirlo?
--Si digo la verdad, la inspiración me vino un día que no estaba atendiendo en clase. Era uno de esos días en los que no estaba muy atento, un poco despistado. Estaba pensando y entonces comencé a escribirlo.

--¿Eres un amante de la escritura?
--Me gusta bastante escribir, pero no me gusta mucho la lectura. En un concurso de poesía del instituto me quedé en segundo lugar. Hacía bastante tiempo que no escribía nada, lo había dejado un poco de lado.

--¿Has pensado en presentarte a otros concursos literarios?
--Hasta hace poco me gustaba la idea. Los profesores me dijeron que si salían otros concursos me avisarían o mirarían si podían presentar el relato ganador a otras convocatorias. Pero hace ya un año que gané el concurso, y lo he dejado un poco de lado.

No vales nada

"Sabes que no vales nada". Eso dice.

Estoy en casa, paseo, los nervios no me dejan vivir. Por él, por todo.

Mi hijo no duerme, sólo llora y no sabe lo que es vivir, ni la tranquilidad. No sabe lo que es una familia. Sólo llora. No sabe hablar.

No tengo amigas, no salgo, él no me deja, si replico, me castiga, si me callo, me pega. Todo me acaba doliendo.

No sé lo que es vivir, sólo sé soñar. Eso no me lo puede quitar, pero ya me empiezo a creer sus palabras. No valgo nada. Hasta mis sueños desaparecen de mi cabeza, lo que no se van nunca son los golpes. ¿Cómo era mi cara? ¿Cómo era mi familia?. No sé dónde están, él no me deja saber, no me deja ni hablar. El espejo me dice "fea".

¿Cómo era mi cara? No consigo recordarla. Sólo sé que no soy esa que aparece ante mí.
Cuando llegue, la comida tiene que estar en la mesa, todo a punto... Sino, quizás duela.

Oigo el ascensor, el sonido de las llaves trae consigo mi pánico. Dejo al niño en su cuarto, voy hacia la cocina. Abro un cajón, mis manos abrazan un cuchillo, ya no puedo más, cambiaré mi destino.

Él ahora vuelve del bar. Sus puños me han recordado cada día que quiero morir. Tranquilo, amor mío, yo te daré el placer.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de La entrevista

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón