'Camino', una historia de amor y muerte

 

José Antonio Gabelas y Carmen Marta Lazo (Periódic

Javier Fesser hace una película valiente y polémica. Inspirada en un hecho real, Camino es la aventura emocional de una niña de once años que vive dos experiencias totalmente nuevas para ella: enamorarse y morir. La historia recrea la vida de Alexia, la pequeña de siete hermanos, que recibió la educación en el Opus Dei, que muere tras una larga enfermedad.

Ante las críticas recibidas el director explica que "todo, absolutamente todo lo referido al Opus Dei es real. Nada es inventado". "Tampoco la escena final, en la que al expirar Camino, todos los asistentes escenifican un aplauso", apunta, a pesar de las críticas del hermano de Alexia. Alfredo González-Barros afirma: "Me ha dolido en el alma, por lo injusto y terrible de tal aseveración. No debería hacer falta que te diga que mi hermana Alexia no murió rodeada de aplausos. Murió rodeada de cariño".

Es un film que ha recibido seis premios Goya, en el que destacan la interpretación de la madre (Carme Elías) y la protagonista, Camino (Nerea Camacho). Con una correcta realización y ambientación, sin embargo el ritmo se resiente, le sobra metraje a los más de 140 minutos. Se trata de la historia de los cinco últimos meses de una niña que con muchos dolores muere poco a poco. La aceptación de su enfermedad y su muerte es contemplada por la madre como la voluntad de Dios, y reconocida por la Obra como modelo para la sociedad y, en especial, para la juventud.

Si hubiera que elegir una relación en esta historia, escogeríamos la unión que la niña tiene con el padre. Camino, ya en la última fase de la película, y con la enfermedad muy avanzada le dice a su padre cuando éste entra en la habitación: "Que bien hueles papá, yo huelo fatal, me estoy pudriendo".

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón