Cara a cara: Máster para la Formación del Profesorado

 

Dos puntos de vista sobre el sustituto del CAP

Periódico del Estudiante

MERCANTILIZACIÓN Y ELITIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

Por la Asamblea Contra la Privatización de la Universidad.

Comienza a concretarse la aplicación de la contrarreforma universitaria llamada 'Plan Bolonia' y la mercantilización y la elitización de la educación superior ya están aquí. La última de estas pruebas ha tenido lugar al convertir el Certificado de Aptitud Pedagógica en Máster para la Formación del Profesorado. Una adaptación a la que nos llevamos oponiendo desde que fue planteada y cuyos puntos, que perjudican no sólo a los futuros universitarios, sino a los que ya lo son ahora, se han mantenido en la más intencionada desinformación.

Pero concretémoslo, por ejemplo, en la reducción de plazas, que de los 1.100 matriculados con el CAP pasamos a 465 con el máster. Si esto no es elitización... Pero hay más, pues nos encontramos con criterios de selección a la hora de acceder, algo por otro lado propio de todos los futuros máster. No nos referimos a la 'selección' económica, sino a la nota de corte, algo inaceptable mas aún cuando se trata de la obtención de un título necesario para el ejercicio profesional.

Otra gran perjudicada va a ser la investigación, ya que hasta ahora muchos doctorandos cursaban el CAP como una especie de seguro laboral ante su más que improbable futuro como investigador. Ahora tendrán que elegir entre la investigación o el Máster. Pocos tendrán tanto bolsillo y tiempo como para compatibilizar ambas tareas.

Otra barrera que viene a sumarse a otro requisito sine qua non para matricularse: la posesión de un certificado B1 en una lengua moderna. Formación que si se exige, debería haber sido proporcionada previamente en el sistema público de educación. Así nos condenan a matricularnos en academias privadas que ya estarán frotándose la manos. Mientras tanto las Escuelas Oficiales de Idiomas permanecen saturadas. Además, se une a ello la proyección de cursos, potenciando la adquisición de títulos --y convirtiendo la formación en mercancía-- que se pagarán aparte.

Continúa nuestro rechazo por la multiplicación exponencial del precio al convertirse en máster. Por cursar el máster se pagarán en torno a 1500 euros por curso, lo que representa un incremento del 600% respecto a los escasos 200 euros del CAP. Un curso, configurado con 60 créditos ECTS, que equivaldrán, si decide hacerse en un año, a ocho horas diarias de trabajo --personal y de horas lectivas-- imposibilitando compartirlo con un trabajo. Si esto no es mercantilización...

Todo se conjunta con la progresiva desaparición del sistema de becas y con la introducción de becas-préstamo --que son sólo préstamos--, de cuya realidad informa la propia propaganda ministerial.

NECESIDAD DEL MÁSTER DE FORMACIÓN DEL PROFESORADO

Por Juan Antonio Planas, Presidente de la Asociación Aragonesa de Pedagogía.

El futuro profesorado de Educación Secundaria deberá cursar un máster de un curso si quiere dedicarse a la docencia. Hasta ahora, un licenciado universitario realizaba un cursillo denominado CAP que le habilitaba para poder opositar a los cuerpos docentes. En España, el CAP era una solución temporal que se ha mantenido casi 40 años, aún a pesar de que todo el mundo estimaba necesario que había que reformarlo. Ni siquiera se hacían prácticas directas en los centros. Se creía que por poseer conocimientos científicos en la especialidad ya se tenían las habilidades necesarias para transmitirla.

El profesorado necesita formación adaptada a las nuevas necesidades. Todavía no se está realizando una formación psicopedagógica de calidad que dé respuesta a los problemas que se encuentran nuestros docentes en las aulas. No es lo mismo dar clase a un grupo homogéneo que a otro heterogéneo, con diferentes capacidades y rendimiento. Hay que asesorar al profesorado en cuanto a problemáticas que antes no existían o se desconocían, como los alumnos disruptivos, la desmotivación, el déficit de atención, la hiperactividad, las ludopatías, la anorexia, la bulimia, el ciberbullying o la drogadicción. También precisan formación en temas tales como: materiales específicos para trabajar en esa diversidad, agrupamientos más flexibles, las nuevas tecnologías aplicadas a la educación, evaluación, mejora de la tutoría, medidas para mejorar la convivencia etc. El futuro profesorado precisará de experiencias directas y ejemplificaciones de la compleja tarea de enseñar tal como dinamizar un aula, llevar a cabo una entrevista, motivar a los alumnos, o resolver conflictos en el aula.

Una de las piezas fundamentales en la formación del profesorado va a ser la Educación Emocional. La competencia emocional debe ser previa al resto de competencias docentes o investigadoras. Si un profesor no tiene habilidades sociales y no posee recursos para dinamizar un grupo, llevar a cabo una entrevista o resolver un conflicto, todo su bagaje intelectual y científico le va a servir de bien poco.

Las altas cifras de abandono y fracaso escolar en todas las etapas educativas ponen de manifiesto la necesidad de un cambio en la metodología docente y en la formación del profesorado. El máster que ha diseñado la Universidad de Zaragoza va a servir para que todos los futuros docentes posean una formación psicopedagógica inicial y completen su formación en las materias complementarias. A partir de ahora, aumentará considerablemente la formación del profesorado y su consideración social.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón