"Nunca me rindo, ni desespero"

 

Entrevista con Pablo Pemán Poz, ganador de la Olimpiada Matemática

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

¿En tu casa hay alguien a quien se le den bien las matemáticas, aparte de ti?
--No especialmente, aunque sí es cierto que somos todos de ciencias.

--¿Qué se siente al saber que eres el mejor en algo de tantos miles de alumnos de Aragón?
--Muchas cosas a la vez, difíciles de explicar. Cada vez que lo pienso se me pone la carne de gallina. Creo que aún no soy muy consciente de lo que he conseguido.

--¿Cómo fue la entrega de premios?
--Estaba muy nervioso y como empezaron por el octavo, llegó un momento en que pensé que se habían olvidado de mí.

--¿Qué es lo que más ilusión te ha hecho de recibir premio?
--Saber que he quedado por encima de muchos en algo que desde pequeño me ha fascinado.

--¿Esperas conseguir un buen puesto en la fase nacional?
-- Creo que saliendo de Aragón como primero, es mi deber conseguir alguna medalla, pero también depende de los demás y no sólo de mí.

--¿Qué te atrae de las Matemáticas?
--Su perfección. Si sabes lo que haces con ellas, nunca fallas. Todo el mundo científico se expresa con ellas, así que forma la base de prácticamente cualquier ciencia.

--¿Tienes previsto dedicarte a algo relacionado con los números?
--No, además la física me gusta más que las matemáticas. Considero las matemáticas como el lenguaje usado por otras ciencias, como la física, la química, etc. Seguramente, estudiaré ingeniería industrial, que combina y utiliza varias disciplinas a la vez.

--¿Siempre se te han dado bien las Matemáticas?
--Sí, cuando aprendí a multiplicar empecé a darme cuenta de que las matemáticas bien entendidas son bonitas y llegan a gustar porque sirven para muchas cosas.

--¿Qué nota sueles sacar en esta asignatura?
--Sobresaliente, suele estar entre el 9 y el 10.

--¿Por qué crees que es una de las asignaturas que más se le atascan a la gente?
--Se piensa, como tópico, que son muy difíciles y que con el tiempo son inabordables y mucha gente las deja apartadas en cuanto ven que se les empiezan a atragantar. Creo que una parte importante de la dificultad está en la disposición respecto a la materia.

--¿Qué te han dicho tus amigos acerca de este premio?
--Me han felicitado y me han pedido que les haga sus exámenes (¡je, je!).

--¿Era la primera vez que te presentabas a la Olimpiada Matemática?
--Sí, este año me enteré de que existía y fui a ver qué tal era. Ahora me da rabia pensar que el año pasado no me enteré de la Olimpiada Matemática.

--¿Cuál ha sido, en tu opinión, la clave de tu éxito en esta prueba?
--Fundamentalmente, la tranquilidad con la que fui, ya que me veía sin posibilidades. Considero también clave la constancia. Yo no puedo dejar de lado un problema hasta que me parece que está bien.

--¿Saliste contento del examen? ¿Te esperabas este resultado?
--Salí satisfecho por haber contestado varias preguntas, dado que había visto exámenes de otros años y me parecían imposibles. Al parecer, ha sido un examen más difícil que otros años, porque con una puntuación de 22 puntos sobre 42 he ganado.

--¿Qué consejo les darías a aquellos que no se les dan bien las mates a la hora de estudiarlas?
--Las matemáticas se deben entender, ya que algo entendido se aprende mucho mejor, es más difícil equivocarte si sabes de qué hablas y no se olvidan con tanta facilidad.

--¿Alguna vez te han pedido tus amigos que les ayudaras?
--Sí, muchas veces. Para eso están los amigos.

--¿Sueles llegar tranquilo a los exámenes?
--Sí, creo que el nerviosismo previo a los exámenes es fruto del miedo a quedarte en blanco o a confundirte en las fórmulas. Yo confío en que va a salir bien y, aunque no sepa algo, nunca me rindo, sino que intento ir por otro lado.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de La entrevista

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón