El patio

 

Miguel Vela Tafalla, 3º ESO Colegio El Pilar Maristas

Grande. Ancho. Extenso. Al fondo el humo se arremolina sobre las cabezas perturbadas de los chavales, sobre sus ojos, que, atentos a la mirada lejana de los profesores, atienden también a cualquier chica que pase. En cualquier momento se puede oír chillar "gol": el griterío es constante.

Los profesores charlan con su café en la mano y los chavales con sus bolsas de patatas, seguramente sobre los del café, o sobre lo que me ha dicho aquel, o sobre aquella a la que querría pedir salir, o sobre cualquier tema que tenga repercusión sobre los demás, aunque también haya alguno nervioso, repasando para el examen que tiene luego, o haciendo apresuradamente aquella redacción que mandó la profesora de Lengua.

Y sin todo eso, sin el humo disipándose, sin las miradas despistadas hacia las chicas, sin las charlas entre profesores y los gritos de los que no han hecho los deberes, el patio no sería el mismo. Seguiría siendo grande, seguiría siendo ancho, seguiría siendo extenso, pero nadie lo llenaría haciéndolo parecer más pequeño. La valla verde allí seguiría, pero no sería el límite de nadie. Los cafés y las patatas ni siquiera estarían. Estaría todo triste, solo, desolado.

Menos mal que eso sólo pasa en verano, esos tres meses en que humos, chicas, gritos y charlas se ven ampliados considerablemente y arrastrados hasta las calles.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón