La escuela en casa

 

Marta Trallero, Profesora

Hace unos días, casi se me atraganta la comida, viendo el telediario, al escuchar la noticia de que están barajando la posibilidad de legalizar, en Cataluña, la educación impartida en casa por los propios padres. ¡Qué locura! ¿Nadie se da cuenta que es volver atrás? Todas las pedagogías educativas, por muy dispares que sean, están de acuerdo en una cosa: una de las principales metas de la educación es la socialización del niño. En la escuela, los niños podrán aprender más o menos (siempre los requisitos mínimos establecidos po la LOE), pero seguro que se podrán relacionar con otros niños, de su edad y de edades diferentes, así como con adultos distintos a sus familiares, desarrollando capacidades sociales.

¿No sería mejor molestarse en buscar un colegio acorde con las ideas pedagógicas de estos padres, en lugar de dejar a los niños en casa y convertirlos en incompetentes sociales? ¿De verdad van a permitir privar a los niños de la aventura escolar?

Sólo pido una cosa, por un momento, cerrad los ojos y volved a notar el olor de la tiza, volved a vuestro pupitre, a vuestro recreo, a las conversaciones y juegos con vuestros mejores amigos, volved a ver a aquel profesor que tanto admirabais o a aquel al que teníais un poco de miedo, volved a escuchar las cantinelas y las risas de los niños en el patio, y tantas otras cosas... ¿Estáis sonriendo mientras recordáis? ¿Os gustaría que todo aquello desapareciera? ¿Seríais capaces de dejar a vuestros hijos sin todas esas experiencias que nos enseñan a vivir? Yo, por supuesto, no.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón