Respeto

 

Elena Olloqui (IES Miguel Catalán)

Es simple, una palabra sencilla, muy empleada en nuestro vocabulario, pero poco utilizada en hechos de nuestra vida cotidiana. Existe una falta de respeto, un gran agujero, latente en nuestra sociedad, ante todo y todos. Algunos padres y profesores no respetan a los adolescentes, te creen un niño, un ser que no tiene opinión, o al menos no una opinión válida.

Siempre encuentras una mueca desagradable, preguntas para que des explicaciones, ironía, etc. Son situaciones típicas de los lugares de cara al público, entre otros. Algunos pagan su insatisfacción contigo, y lo peor es que entre los que nos sentimos acorralados tampoco existe una unión decidida a luchar por los derechos comunes y nos dedicamos a faltar al respeto a nuestros propios iguales.

Parece inaguantable, una situación que merece varias quejas, pero en realidad todos la fomentamos, no lo decimos abiertamente, nos volvemos pasivos y decidimos no contestar a las provocaciones, permitiendo así que siga la falta de respeto, preferimos ser diplomático5s y no hacer caso, seguir igual... En muchas situaciones es posible que no podamos hacer nada realmente, pero un recordatorio pidiendo más respeto no vendría mal. Puede ser pretencioso pero es lo que he intentado hacer.

Sólo espero que algunas personas se vean reflejadas en algún sentido, (ya sean padres, profesores, conserjes, o meros conciudadanos) e intenten cambiar, poco a poco, con pequeños gestos hacia los demás, hacia los adolescentes, somos personas también. A las personas que ya lo ven así agradecerles el esfuerzo, hacen que tengamos esperanza de cambio.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón