El camino a la igualdad

 

Ana Marín March, IES Gúdar-Javalambre

Desde los primeros tiempos se ha discriminado a las personas que son diferentes. A veces por miedo, a veces porque creemos que somos superiores y por eso merecen peor trato que nosotros. A lo largo de la historia se ha discriminado a todo tipo de gente: negros, judíos, árabes, homosexuales, campesinos, mujeres... ¿Por qué? Simplemente porque no son como nosotros. Y algunas personas creen que ser diferente significa ser peor. Un razonamiento ridículo, pero no es cosa de minorías. Desde la época de las grandes civilizaciones se han utilizado esclavos negros para los trabajos más duros, las mujeres no han tenido los mismos derechos y se ha tratado a los pobres como marionetas. Ahora hemos cambiado, hemos "evolucionado", pero el problema sigue presente en casi todos los aspectos de la vida. Y aquí, donde supuestamente estamos más adelantados, sigue teniendo preferencia un hombre a la hora de ocupar cargos importantes (presidentes, jueces, directores...), mientras que las mujeres en muchos casos cobran menos y trabajan más, y luego además tienen que arreglar la casa y cuidar de los niños. Lo mismo ocurre con los inmigrantes: marroquíes, colombianos, rumanos... Esto en el ámbito del trabajo, pero también hay que tener en cuenta el maltrato psicológico, las palizas, el rechazo, etc. Aunque en España se ha avanzado bastante, la publicidad, la religión, el cine... se encargan de que sigamos viviendo en una sociedad machista. Se nos inculca desde pequeños que la madre es la que está en casa, la que cocina, la que hace la compra... ¿Por qué tiene que ser una mujer la que lava la ropa? ¿Por qué Dios envió un hombre y no a una mujer a la tierra para dar su mensaje? Hemos recorrido mucho camino en busca de la igualdad, pero aún nos queda bastante por recorrer.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón