Nacido en Aragón

 

El Estatuto recoge la herencia legal e histórica del Reino de Aragón

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Si vives en Murcia, tranquilo, tus padres te dejarán dos tercios de su herencia, como mínimo, para que te la repartas con tus hermanos. Pero, si vives en Aragón, ¡cuidado!, pueden dejárselo todo a un solo hijo y desheredar al resto. Es parte del derecho foral aragonés, que permite a un ciudadano repartir libremente la legítima, el porcentaje de los bienes que se supone que corresponde a los hijos, que aquí asciende al 50%.

Aún así, un aragonés puede disponer libremente del otro 50%, de sus bienes, mientras que en el resto de España sólo de un tercio. Esto tiene su origen en la necesidad de dejar todas las tierras a un solo hijo para que el patrimonio familiar no se disperse. No es raro que en algunos pueblos de la provincia de Huesca sea todavía un único hijo el que se queda con todo el patrimonio familiar.

Esta norma y otras muchas propias de aquí conforman el llamado Estatuto de Autonomía de Aragón, aprobado en el año 2007. El estatuto recoge y amplía los llamados Fueros de Aragón, que eran unas normas que regían la vida de los ciudadanos en la Edad Media: sus costumbres, los intercambios económicos, las herencias, los matrimonios... Pero eran particulares para cada territorio, hasta que en el año 1247, el rey Jaime I les dio unidad y promulgó los primeros Fueros de Aragón. Afortunadamente, "se han ido manteniendo y han llegado a nuestros días y muchos aspectos se han plasmado en el estatuto, como el derecho foral en materia sucesoria", explica Jesús Divasson, jefe de servicio de Estudios Autonómicos del Gobierno de Aragón.

Divasson indica que el estatuto "es una norma jurídica que regula los aspectos básicos de la Comunidad Autónoma de Aragón". Para él, es importante saber que muchos puntos que se regulan desde el estatuto influyen en la vida normal de cualquier aragonés: conceptos como la bandera, el escudo, las comarcas o las figuras institucionales están relacionados con la identidad histórica de Aragón.

"Esta norma garantiza unos derechos a los aragoneses y establece una serie de deberes también", precisa Jesús Divasson. Por ejemplo, hay derechos como consumidores, a no ser engañados, a tener un trato justo...; derecho al agua..., Pero también existe el deber de hacer un uso sostenible del medioambiente o de preservar el mobiliario urbano.

En cuanto a las instituciones, "hay algunas, como el Justicia de Aragón, que es propio de aquí y se encarga de defender los derechos de los ciudadanos aragoneses. Para ello puede supervisar directamente a cualquier administración pública de la Comunidad Autónoma", detalla Divasson. También está la Diputación General de Aragón, heredera histórica de la Diputación General del Reino, o las Cortes de Aragón, antiguas asambleas convocadas por el rey.

En España, hemos oído hablar mucho del estatuto catalán, pero hay que saber que, según el jefe del servicio de Estudios Autonómicos, "tal como está redactado el Estatuto de Aragón, se establecen las mismas posibilidades que en comunidades autónomas como Cataluña. Hay muchas cláusulas en Aragón que tratan de evitar frenos o que otras comunidades tengan mayores competencias porque, al aprobarse en cuarto lugar, la redacción se hizo en comparativa a otros". Sin embargo, Divasson reconoce que hablamos de posibilidades futuras en potencia, y que el desarrollo posterior de las cláusulas "depende también del peso que la comunidad tiene en Madrid". En definitiva, el estatuto otorga capacidades que luego hay que poner en práctica.

HIJOS DEL REINO DE ARAGÓN

Todo el estatuto actual es una herencia que nos llega desde el antiguo Reino de Aragón, cuyo primer rey fue Ramiro I, allá por el año 1035. Luego le sucedieron una larga lista, pasando por los reyes de la posteriormente llamada Corona de Aragón hasta el actual Reino de España. Aragón fue un estado de gran poderío económico, político y cultural en la Edad Media y, como resultado, algunos usos y costumbres han traspasado el tiempo y han llegado hasta nuestros días. Los territorios de la Corona de Aragón alcanzaban Cataluña, Valencia, Mallorca, Sicilia, Córcega, Cerdeña, Nápoles... Un poeta de la época decía que "hasta los peces del Mediterráneo llevaban en sus escamas las barras del rey de Aragón".

Esas barras dan color todavía hoy a las banderas de Aragón, Cataluña, Baleares y Comunidad Valenciana. Su gran rival de aquella época era Castilla, algo que acabó con la boda de Isabel de Castilla con Fernando el Católico. Y de ahí surgió el Reino de España, donde Aragón sigue teniendo su hueco, si bien con menos relevancia que antaño, sí con las mismas peculiaridades.

Se puede solicitar una guía didáctica sobre el Estatuto de Aragón 2007 en: www.estatutodearagon.es

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón