Prohibido copiar

 

España es el tercer país del mundo, por detrás de Rusia y de China, en vulneración de derechos de propiedad intelectual

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

España es el tercer país del mundo en vulneración de derechos de Propiedad Intelectual, sólo por detrás de China y Rusia. Eso quiere decir que aquí se copia mucho y se descargan constantemente contenidos de internet de forma ilegal. La ley no puede controlar todo el ciberespacio ni lo que se hace en las casas particulares, aunque lo quiere intentar. Recientemente, el sector cultural pedía desconectar a los usuarios más piratas. Y no precisamente a los que más contenidos se descargan de la red, sino a los que más suben, es decir, a los llamados primeros difusores, aquellos que durante los seis últimos meses han sido identificados. Son 4.500.

Francia también había anunciado su intención de suprimir el acceso a internet a todas aquellas personas sospechosas de descargarse copias de discos o películas ilegales. Allí se preveía emitir 10.000 notificaciones al día para los internautas cazados en plena descarga. Sin embargo, la semana pasada la Unión Europea prohibió cortar el suministro de internet sin orden judicial, una decisión que frena la idea.

En España se ha decidido emprender una batalla contra las páginas que facilitan los enlaces para realizar las descargas o albergan directamente los archivos protegidos. Se cree que eso bastará para que la piratería decrezca de forma considerable.

70 WEBS CENTRAN LA PIRATERÍA

Según la industria cultural, apenas 70 webs se encuentran detrás del tráfico de archivos protegidos: 18 se alojan en proveedores de internet españoles, 37 en extranjeros y de las 15 restantes se desconoce su paradero. Tras un primer aviso, se procederá a la interrupción permanente del alojamiento, para las páginas que radican en España, o al bloqueo de las que están en el extranjero.

USUARIOS DE TRES TIPOS

¿Quién se encarga de vigilar o de catalogar a los piratas? En el caso de España, el Gobierno dejó en manos de los operadores y de la industria cultural (SGAE y Promusicae) la regulación de las descargas. Esta comisión se centra en quienes ofertan más que en quienes demandan. Y distingue entre tres tipos de internautas que intercambian: los primeros difusores, esos 4.500 responsables de que la mayoría de contenidos estén disponibles en la red; los usuarios masivos, cifrados en 60.000 y definidos como quienes ponen a disposición de manera reiterada y permanente un número relevante de obras; y los usuarios comunes, aquellos que hacen lo mismo, pero de forma esporádica, y solo para su propio disfrute. Ocho millones de españoles se descargan canciones y vídeos.

Hace ya un año desde que el sector cultural y los operadores se sentaron juntos a negociar por primera vez. Y aunque están de acuerdo en la mayoría de los puntos, tienen que ponerse de acuerdo en cómo sancionar a los más piratas. Hasta ahora es el principal punto de fricción. Así que la decisión le toca al Gobierno. Lo que es seguro es que habrá polémica, más cuando Ángeles González-Sinde acaba de estrenarse como Ministra de Cultura y ya ha sido bautizada como González-Sinde(scargas) por sus declaraciones acerca de este tema. Por si acaso, cuida lo que te bajas y lo que subes. ¡Nos están vigilando!

Visita: www.educarparacrear.org

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón