La píldora de la discordia

 

Polémica por la liberlización de la venta de levonorgestrel, un anticonceptivo de emergencia

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Dentro de tres meses, cualquier menor podrá entrar en una farmacia y comprar sin receta la llamada píldora postcoital, un anticonceptivo de emergencia (levonorgestrel) que en Aragón ya se dispensa de forma gratuita en los centros de planificación familiar o en los servicios de Urgencias de los hospitales, siempre bajo prescripción médica. El objetivo del Gobierno -el anuncio lo realizaron de forma conjunta la ministra de Sanidad y la de Igualdad- es disminuir el número de abortos, que en el 2007 ascendieron a 112.000, pero en ningún caso quieren que se convierta en un anticonceptivo habitual.

El anuncio de su venta sin receta ha recibido muchas críticas por parte del sector sanitario, que avisa de que es un contrasentido que se dispense sin receta esta pastilla, con una alta composición hormonal y, sin embargo, sí se pida para otros medicamentos similares. Además, se añade el hecho de que se pueda adquirir sin límite de edad, lo que priva a los más jóvenes del consejo médico y de la supervisión que hasta ahora se hacía en estos casos.

Los colegios de médicos de España han lanzado como contrapropuesta que se dispense en los centros de salud. Para ellos, el anuncio de venderla sin receta ni límite de edad supone una "banalización" de un fármaco que "no está exento de riesgos".

Ante las reacciones de los colectivos sanitarios y de la opinión pública, el Ministerio de Sanidad y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos han llegado a un acuerdo, por el cual los farmacéuticos dispensarán información sobre prevención de enfermedades de transmisión sexual y sobre métodos anticonceptivos cada vez que se pida una píldora postcoital, cuya venta sin receta comenzará en agosto.

Tanto médicos como farmacéuticos defienden que se dispense con un control facultativo para poder hacer un seguimiento y controlar así los abusos que se pueden producir. "A esas edades, a veces son muy inconscientes y tienen que tener muy claro que esto es una anticoncepción de emergencia para situaciones que no son usuales: rotura de un preservativo, un anticonceptivo olvidado, violaciones...", explica Teresa Mozaz, responsable del Centro de Información del Medicamento de Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza (COFZ).

"A las chicas jóvenes hay que decirles que no es un método recomendable como sistema habitual, es menos eficaz que un anticonceptivo normal y no protege frente a enfermedades de transmisión sexual, como el Sida, la sífilis, la gonorrea-", señala Mozaz. Por eso, recalca que hay que dejarlo sólo para casos de emergencia real y lo mejor es "ir al ginecólogo y contar con el consejo de un especialista", que es quien mejor nos puede asesorar sobre los anticonceptivos más adecuados de acuerdo a la edad de la paciente y al tipo de relaciones que mantiene.

La conocida como píldora postcoital está compuesta por 1.500 microgramos de levonorgestrel, una hormona de la familia de los progestágenos, que se toma en las 72 horas posteriores al coito y actúa bloqueando la ovulación para impedir el embarazo. La píldora tiene una efectividad media del 85% en los tres primeros días. Alcanza un 92% de efectividad en las primeras 24 horas después del acto sexual, mientras que el tercer día no supera el 55%, según datos de la Sociedad Española de Contracepción.

Todas las advertencias que se lanzan se deben al hecho de que se está liberalizando la venta de un medicamento hormonal de dosis altas. Como ejemplo, se puede citar que la píldora anticonceptiva mensual, que se administra bajo supervisión médica y con receta, combina dos tipos de hormonas: estrógenos --que suele ser etinilestradiol-- y progestágenos (como el levonorgestrel, desogestrel y otros muchos) en proporción variable. Pues bien, con un tratamiento completo a lo largo del mes, una mujer puede tomar en pequeñas dosis 200 microgramos de etinilestradiol y 3.150 microgramos de progestágenos, aproximadamente.

Con la píldora postcoital se toma de una vez la mitad de progestágeno que en todo un mes. "Por eso, se desaconseja tomarla habitualmente debido a que puede aumentar excesivamente el nivel de hormonas y alterar el ciclo menstrual", añade la farmacéutica Teresa Mozaz. También hay que hablar de los efectos secundarios, que pueden incluir náuseas, vómitos, cansancio, dolor de cabeza, dolores abdominales, sensibilidad mamaria o sangrado vaginal, de carácter pasajero.

En lo que sí se han puesto de acuerdo todas las partes -Gobierno, oposición, sectores católicos y personal sanitario- es en que hace falta más formación, más educación y más prevención. ¿Quizá una asignatura de sexualidad?

Aragón ya administra la píldora de forma gratuita

Aragón ya administra de forma gratuita la denominada píldora postcoital desde finales del año 2005 en los centros de salud, los servicios de Urgencias de los hospitales y los centros de orientación familiar. Según los últimos datos del departamento de Salud del Gobierno de Aragón, en el 2007 los centros sanitarios administraron este fármaco a 9.344 mujeres -la franja de edad mayoritaria es de 16 a 17 años-. Una cifra a la que hay que sumar la de las ventas en las farmacias, donde fueron adquiridas 4.000 dosis. En las farmacias se venderá a 20 euros, pero seguirá administrándose gratuitamente en los centros médicos de aquellas comunidades que ya lo facilitaban, entre ellas Aragón.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón