La pobreza

 

Jose Carlos Herrando, Carlota Blas, Rebeca Crespo, Carolina Martinez (IES Miguel Catalán)

Mientras que en países del norte (EEUU o Alemania) se vive cómodamente, aunque se hable de crisis, en los países del sur (Ecuador, Kenia, Vietnam...) se vive en unas condiciones muy inferiores. ¿Por qué? El problema viene de antes, de aquellos tiempos en los que Cristóbal Colón descubrió y colonizó América y comenzó la brutal explotación de los recursos de dicho continente y con el tiempo así quedó. O cuando el príncipe Enrique de Portugal descubrió algunos de los países del continente africano, se quedó con el oro y demás recursos y no los compartió con la población, a quien realmente pertenecía. Ahí empezó todo, y siguió la esclavitud, las enfermedades, las colonias, las guerras...

En la actualidad, África es el continente más pobre debido a lo anteriormente citado. Su país con menos riqueza es Zimbabwe, con una renta per cápita de unos 200$, mientras que en los países más pobres de Europa se acercan a los 2000. ¿Eso es ser pobre? Según la gente, sí, pero de lo que no se dan cuenta de que tienen 10 veces más que otros países.

Esta pésima organización de la economía lleva a unas condiciones de vida infrahumanas. Según las estadísticas, más de mil millones de personas viven con menos de 1$ al día y muchas de esas personas son niños. Los niños, aunque parece que a veces no se dan cuenta de la situación, sí que tienen algo de consciencia sobre lo que pasa y son los que mejor se adaptan a las condiciones en las que viven.

En España, por ejemplo, si a un niño se le regalase una peonza o un yoyó, igual te lo tiraba a la cabeza. Pero, sin embargo, si se le regalase a un niño de África, te estaría agradecido toda su vida. Los niños sí que tienen algo de consciencia sobre la situación y saben adaptarse y conformarse, mientras los adultos siempre quieren más.

El testimonio de una niña que vino a España por un programa de vacaciones es sorprendente. Esta niña era keniata. Cuál fue la sorpresa de sus acompañantes cuando llegó a la casa y vio un frigorífico: "¿Qué es este aparato que da tanto frío?", preguntó. Tampoco sabía lo que era un móvil. Abría y cerraba la tapa esperando encontrar algo más que numeritos que suenan al pulsarlos. Después, refiriéndose a la caja tonta, exclamó: "¿Cómo pueden caber los señores ahí?".

Cada día hay más desigualdades en el mundo y nosotros nos ponemos una venda en los ojos e intentamos pasar del tema. Tendríamos que intentar abolir esta situación, y digo tendríamos porque todavía es una cuenta pendiente con la humanidad, ya que si el mundo se dividiera en materias y una fuera la igualdad en recursos, estaría suspensa.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón