Un adiós en el alma

 

Marco Cruz, Colegio Calasancio

Tal vez al empezar encontramos algo,
al parecer no lo encuentro
porque estoy muerto.
Y, sin embargo, vivo estoy.

¿Cómo no puedo sentir lo que sientes?
¿Por qué al sentirlo me duermo?
Lo siento.
La vida sigue,
Ya no te encuentro.

Mi corazón en el olvido
en mi cabeza. La razón.
¡Estoy confundido!
Lo lamenté. ¿Alguien ha muerto?
Lo siento.
Mi corazón sigue
muerto.
Encuentro sufrimientos, lamentos,
avariciosos sentimientos.
Yo sonrío y tú piensas que te he perdido.
Te digo.
Susurrándote al oído
un triste murmullo diciendo
que te olvido.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón