Educar sin educación

 

Miguel Carcasona

Me pregunto el porqué de escribir esta carta. Quizás sea debido a que, un par de días antes de teclear la primera letra, discutimos acerca de la reciente propuesta del Ministro de Educación de aumentar el tiempo de obligatoriedad de la enseñanza dos años más, durante una sesión de clase de Lengua Castellana y Literatura.

Una propuesta --espero que no se convierta en decisión-- que no me convence en absoluto. ¿La razón? Quizás alguien piense que, dentro de la mente de este adolescente, tan sólo habita la vagancia y el pensar "¿otros dos años?". Nada más lejos de la realidad.

En primer lugar, no veo conveniente que se obligue a la gente, que se controlen sus vidas más tiempo, como si se tratasen de marionetas bajo el control de unos poderes mayores.

Por otra parte, quien abandona la enseñanza a los 16 años lo hace, generalmente (bajo mi humilde opinión) en busca de una salida laboral.

Además, se busca mejorar la educación y cultura de la persona, y yo me pregunto... ¿Esto tiene alguna relación con que haya dos años más de enseñanza? A mi parecer, alguien de 14 años puede ser más culto y educado que alguien de 17.

Finalmente, añadir que, en esta vida, época si se quiere decir así, todo está controlado, obligado de alguna forma y, en ocasiones me resulta irónico que se quiera educar y educar, cuando más de una vez en la televisión se pueden observar casos relacionados con faltas de ortografía y cosas similares en documentos de importancia política.

En fin, en tres simples palabras, educar sin educación.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón