Naufragio

 

Jorge Tomás Sánchez, El Pilar Maristas de Zaragoza

Me desperté sin saber dónde estaba. Lo primero que pensé es que llevaba mucho tiempo durmiendo, cosa que no era habitual en mí, ya que por lo general no conseguía descansar más de seis horas seguidas y la sensación que tenía ahora era de haber estado inconsciente durante mucho más tiempo.

Lo primero que mis sentidos percibieron fue un sonido agradable de tranquilidad, de sosiego, de paz, era... ¡Dios mío! ¡era el mar!, ¡era el sonido del mar rompiendo en las rocas! Empecé a tener una sensación extraña, algo fuera de lo normal estaba ocurriendo. Lo siguiente que pensé es que no recordaba nada, era incapaz de decir, de pensar, de adivinar donde estaba, ¿qué me ocurría? Intenté moverme. Hasta entonces no me había dado cuenta de que estaba tumbado boca abajo y de que algo pesado me impedía mover las piernas.

De repente, un líquido llegó hasta mis labios. Por el sabor, deduje que era sangre. Reuní las escasas fuerzas que tenía y conseguí arrastrarme un par de metros. Al hacerlo, el peso de las piernas desapareció.

Conseguí darme la vuelta e incorporarme un poco, entonces descubrí la brecha que tenía en la cabeza y que sangraba cada vez más. Lleve mis manos hasta allí intentando descubrir la gravedad de la herida y lo único que conseguí fue llenarme ambas de sangre.

Algo parecido a un gemido surgió a mi izquierda, y al volver mi cabeza en esa dirección el dolor se acentuó. Descubrí a una mujer. También descubrí el motivo de sus gemidos, tenía un hierro clavado en el costado y estaba intentando parar la gran cantidad de sangre que manaba de la herida. Su cara me resultó familiar.

De repente empecé a recordar, conseguí alzarme del todo y empecé a ver a más gente tumbada a lo largo de la arena. El espectáculo era dantesco. Cada vez empezaba a recordar más cosas.

Al girarme del todo recordé quién era la mujer que tenía al lado. Era la camarera que esta mañana me sirvió un café en el camarote del barco.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón