Bemoles y sostenidos

 

Han comenzado aquitarse las chaquetas de manera provocadora... ¿qué haran?... Mandar un mensaje: ¡Convive!

Pilar Gracia, IES Juan de Lanuza de Borja

Los alumnos acabamos de llegar de ver unos partidos de fútbol en los que han participado equipos de profesores y de chicos y chicas casi profesionales y ahora, después desgañitarnos animando a los jugadores, estamos tranquilos en el salón de actos de nuestro instituto. Sólo tenemos que dejar descansar nuestras gargantas, relajarnos y disfrutar del espectáculo. Se encienden las luces, la música está a tope. ¡Ya salen las animadoras! Recorren el pasillo que les llevará al escenario dando saltitos, mirando sonrientes a uno y otro lado de los espectadores, que seguirán el movimiento de sus pompones hasta el final. Por un día, parecerán las protagonistas de una de esas películas que ahora están tanto de moda, High School Musical, o algo así. Todo acaba con una pirueta. Ellas sonríen y la tensión se les escapa de los labios. Bueno, y os preguntaréis qué hacen unas animadoras, con unas monas falditas rojas y blancas, en un instituto. Podéis pensar que esta vez, esperamos ver ganar a algún equipo de baloncesto, pero os equivocáis. Estamos reunidos para disfrutar de buena música y aplaudir a los ganadores, que no serán deportistas, sino artistas. Este año, celebramos la segunda edición del Concurso de Literatura e Ilustración, aprovechando que hoy es el Día de la Convivencia en nuestro instituto y en el que profesores y alumnos han querido seguir despertando al arte, que buena falta hace.

Entre premio y premio, los músicos del instituto han tocado piezas divertidas que nos han hecho sonreír. Ha sido un acierto, pues la música que inspira a pintores y escritores no puede faltar. También, alumnos voluntarios han leído los relatos de los ganadores. Todos han comenzado igual, como la novela de Gabriel García Márquez Cien años de soledad, pero ninguna ha terminado de la misma forma. Este es un claro ejemplo de que cada ser humano es único. Mientras, hemos podido ver en la pantalla los dibujos premiados a tamaño gigante. Así, los ganadores han escuchado las palabras, que sólo ellos conocían, en la boca de otros, o los trazos secretos están, ahora, a la vista de todo el mundo, entregando así, una parte de ellos mismos. A las lecturas, también las ha acompañado su fiel amiga, la música, que ha incrementado los suspiros, haciéndolos más sonoros, o los llantos, más exagerados, y las sonrisas, más amplias.

Nuestro festival se ha despedido con una canción de Celtas Cortos, en la que han cantado también profesores, que han hecho reír a todos y, para colmo, de repente, han comenzado a quitarse las chaquetas de manera provocadora. ¿Qué harán? Nada malo. Sólo tratar de mandarnos un bonito mensaje con las letras de sus camisetas: ¡Convive!

Al acabar, hemos ido dejando, poco a poco, la sala vacía. Yo no he podido meterme en la cabeza de los espectadores, no he podido adivinar qué les había parecido. Sólo sé que algunos habrán salido desilusionados, un poco aburridos, tal vez, pero los demás, estarán felices, sorprendidos. De cualquier manera, a ninguno de ellos les habrá dejado el arte indiferente. Nunca lo hace. Eso, os lo aseguro.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón