Tiempo de disfrutar

 

La Navidad nos trae las vacaciones escolares, las reuniones en familia y, cómo no, una invasión de árboles adornados, luces y belenes por todos los rincones.

Ruth Mayayo (Periódico del Estudiante)

Ya lo dice el villancico: "En el portal de Belén, hay estrellas, sol y luna, la Virgen y San José, y el Niño, que está en la cuna". Esta letra describe muy básicamente la composición del nacimiento cristiano, que se repite en todos los belenes de Navidad. En nuestro país, religión y tradición todavía se funden y, en cuanto llega el 8 de diciembre, son muchos los hogares, tiendas, oficinas, colegios, hospitales, que montan el belén para celebrar la Navidad. Otro de los grandes adornos que en algunas ocasiones acompaña al belén y en otras lo sustituye es el árbol de Navidad.

Las costumbres van cambiando en cada lugar del mundo, pero el árbol ya es un símbolo universal. Y el belén también está muy extendido. Así nos lo muestra la exposición de belenes del mundo que ha realizado el colegio Rosa Molas de Zaragoza. En las fotos de abajo se pueden apreciar las variaciones por países, aunque los elementos comunes no se alteran.

En estas fechas, todos los colegios quieren demostrar su creatividad personalizando al máximo sus montajes. Así, se pueden encontrar nacimientos hechos de plastilina, como el de los Escolapios de Alcañiz; recreaciones basadas en las muñecas Barriguitas y completado con figuritas de algodón, toda una institución en El Pilar-Maristas (Zaragoza); otros van ampliando su extensión año tras año, como los del colegio Santa Engracia, Santo Domingo de Silos, Escolapias de Calasanz, colegio Romareda o La Salle Montemolín, que recrean hasta los más pequeños detalles.

Cada belén tiene su espíritu, como relata María Lobera, alumna de Escolapias Pompiliano, que asistió a la exposición de Belenes Solidarios que organiza el Centro de Formación de San Vicente de Paúl en la Iglesia de San Pablo, en Zaragoza. En realidad, se trataba de un rastrillo de belenes, donde se sacan a la venta figurillas y adornos realizados por "un grupo de mujeres voluntarias, que bajan al centro a pintar los belenes: unos eran de marmolina, otros de parafina, de escayola, había grandes, pequeños...; centros de Navidad, portales, piñas...", afirma María. "No había dos belenes iguales, ya que estaban todos pintados por diferentes manos", comenta la alumna. Como todo está realizado por las voluntarias, con el dinero que recaudan "hacen cursos y ayudan a personas inmigrantes y que se han quedado sin trabajo", añade. "Además, durante la exposición participaron varias corales, que cantaron villancicos. Fue todo muy bonito", asegura la joven. Esta es una de las iniciativas navideñas que pretende recaudar dinero para causas benéficas, pero son muchos los rastrillos que se montan en todo Aragón gracias a la colaboración de cientos de voluntarios. María Lobera anima a la gente a acudir a este tipo de sitios: "Comprando cosas aquí adornamos nuestras casas y lo más importante, podemos ayudar a las personas que más lo necesitan y lo están pasando muy mal". Y es que la Navidad es una llamada general a la ganerosidad, a los reencuentros, a las fiestas en familia, a la vuelta a casa para los que están lejos, y a las vacaciones escolares. Pues eso, ¡Feliz Navidad!

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón