¿Qué es el tiempo?

 

Daniel Navarro, 4ºD IES Ítaca

El reloj de arena ya nos lo dice, es algo que no para de escaparse como agua entre los dedos, y no podemos hacer nada. Este cruel monstruo nos hace envejecer, pasa más rápido cuando disfrutamos y más lento cuando lo pasamos mal. Es duro, pero el mismo monstruo nos deja vivir poco más de ochenta primaveras, con suerte.

No lo aceptamos, sólo sabemos que está allí y ya está. Al igual que hay personas que controlan nuestra forma de ser, controlan nuestra rutina, nuestros ratos libres y en general, ese monstruo llamado tiempo. Controlan nuestro tiempo dándonos jornadas de trabajo o estudio y allí no hay más, no podemos cambiarlo. De lo que me quejo es de que hay gente a la que el monstruo le atrapó completamente teniendo jornadas de trabajo de más de trece horas, sólo seis horas para dormir y media para las dos comidas que tienen al día.

Todos tenemos en común algo, y es que ese monstruo lo controlan otros; a ellos, las empresas que los dirigen; a nosotros, la administración, las empresas, los sindicatos y un larguísimo etcétera. El caso es que tenemos poco margen de decisión frente a ese monstruo; si te cambias de trabajo, el horario será similar; si pretendes que la administración te atienda rápido, estás listo; si quieres llegar al trabajo a las diez de la mañana en vez de a las ocho, el sueldo caerá en picado.

Poco podemos hacer para cambiar todo esto, ya que nuestra situación económica no nos permite montarnos una granja a las afueras, contratar a jornaleros y vivir de lo que produzcamos haciendo poco. Aquí no acaba todo, si te manifiestas por esto, habrá gente que dirá que cómo te quejas siendo que en la otra punta del mundo hay alguien que lo está pasando mucho peor. ¿No puedo quejarme y luchar sólo por que alguien está peor? Esa es otra excusa para no cambiar nada, ya que en el fondo somos conformistas hasta la médula. Aún peor, habrá gente que te margine o tache de sindicalista (que en estos tiempos casi es una ironía).

No sólo no puedes cambiar poco ni quejarte, sino que tampoco aprovechamos bien el tiempo. Todo está ideado para que en tu tiempo libre consumas, gastes y formes parte involuntaria de un gran negocio. Involuntariamente el modelo de tiempo libre que la gente ha adoptado es éste, les guste o no. A veces, simplemente consumimos por aburrimiento o quedamos atrapados en una urbe de estereotipos que decide nuestra visión de lo ajeno, del mundo, de pensamiento.

Es verdaderamente alarmante, pero como todos estamos atrapados en esto de una manera u otra, o en un grado u otro, no nos damos cuenta, o simplemente lo dejamos estar.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón