El último paseo

 

Laura Gómez Romeo, IES Pirámide

Se sobresaltó al escuchar unos pasos en la lejanía. El parque estaba completamente vacío, como todos los días a esas horas. Nadie más que su perro y él.

De repente, el perro empezó a ladrar y a inquietarse. Pasos cada vez más próximos a ellos se acercaban lentamente.

Una sombra borrosa apareció tras la niebla de aquella noche oscura. Se estremeció.

Cada vez le era más difícil controlar a su perro. La extraña figura seguía adelante sin inmutarse, lo más mínimo, ante los amenazadores ladridos de perro.

Cuánto más se acercaba la figura, mejor podía percibir el aspecto y ropajes que llevaba este extraño ser.

Parecía un hombre de mediana edad, unos 40 años aproximadamente, bajito, con facciones duras. Llevaba una gabardina negra y un sombrero que le cubría la cabeza y parte de los ojos.

Sintió temor. El objeto no muy bien definido que llevaba el hombre en la mano hizo que quisiera dar la vuelta y echar a correr. Su perro se lo impidió. Estiraba con fuerza hacia aquel extraño.

Tan solo ya a unos metros de distancia, cuando el perro dejó de ladrar y de estirar, una tenebrosa risa se dejó oír por parte del extraño.

El hombre susurró unas palabras tras su nombre. Unas palabras que le sonaron familiares y horripilantes a la vez. Estiró la correa del perro, pero éste no respondía a sus órdenes. Soltó la correa, dejando al perro junto al extraño, y echó al correr en dirección contraria a la situación de este hombre. Un disparo hizo que se detuviera y cayera de rodillas al suelo. Una mancha de sangre se derramó por el camino del parque aquella noche oscura de niebla.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón