Las peñas, un lugar para la diversión

 

Los pueblos tienen en las peñas un lugar donde los amigos se reúnen para pasar el rato, hablar y escuchar música. Estas agrupaciones son el alma de la fiesta y, a la vez, un punto de encuentro

Procesos de Comunicación (IES Benjamín Jarnés)

Hay diferentes tipos de peñas. Por un lado, se pueden distinguir por su local. Podemos encontrar algunas peñas en garajes o en casas ya construidas. A veces los ayuntamientos facilitan que haya locales de este tipo. Por ejemplo, en el pueblo de Pina de Ebro, el consistorio alquila los bajos de la plaza de toros a los jóvenes como peña temporal. En algunos casos, si no se encuentra un local o no se tiene dinero para alquilarlo, los jóvenes deciden construir su propia peña.

Otra distinción de las peñas suele ser la edad. Aunque se empieza desde muy pequeños, las peñas agrupan a personas con edades de los doce hasta los sesenta años. En las infantiles o en las mixtas --de chicos y chicas-- de menor edad, los chavales se reúnen para tomar refrescos durante las fiestas y empezar a cogerle el gusto a esta forma de diversión. A partir de los 26 años la gente utiliza las peñas más para comer y cenar que para ir de fiestas. Los adolescentes las utilizan de forma más asidua para pasar allí el día.

Las peñas también se diferencian por el tiempo en que están abiertas. Hay peñas que están abiertas durante todo el año. Sin embargo, otras sólo las abren para fiestas porque se puede molestar a los vecinos durante el resto del año. En las peñas de jóvenes durante las fiestas locales es cuando más se disfruta; durante el resto del año se utiliza para jugar a la videoconsola, ver la televisión, o escuchar. Pero para fiestas se recoge la consola y la televisión para que no se rompan. Las peñas de los mayores no suelen tener estas cosas ya que sólo se dedican a hacer comidas y celebrar cumpleaños, y no suele ir tanta gente de otros pueblos, sólo gente conocida. En las peñas de jóvenes, durante los festejos, se recibe a la gente de todos los pueblos para bailar, beber y estar con los amigos. Para montar el local y comprar lo necesario, los distintos miembros de una peña deben aportar dinero --en cantidades iguales--, aunque muchas veces, al acabar las fiestas y hacer cálculos, es necesario poner más dinero.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Hablan los centros

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón