Contra el racismo

 

Con motivo del Día Internacional contra el Racismo, repasamos la integración de los inmigrantes en las aulas

Fernando Mantecón (El Periódico del Estudiante)

El pasado domingo se conmemoró el Día Internacional Contra el Racismo, que conmemora la triste efeméride de la matanza de Sharpeville, un acto de represión en Suráfrica por protestas contra el aparthei, que ya repasamos hace unas semanas. Como todos los grandes temas, el racismo es complicado, y a pesar de lo que se declare en las encuestas está claro que gran parte de la población sigue teniendo comportamientos racistas. Ahora bien, nadie nace siéndolo. De hecho, es difícil imaginar a niños en una guardería marginando a un compañero por el color de su piel o su procedencia. Por eso, porque la solución siempre está en la educación, nos centraremos en repasar la integración de los inmigrantes y minorías étnicas en varios centros, en este caso zaragozanos, que cuentan con abundante alumnado de otros países.

En lo primero que coinciden todos ellos es en que la clave está en el lenguaje. No es que los que ya lo conozcan tengan todo solucionado, pero sí es justo reconocer que la gran barrera para no conocer al otro es no entenderle. De ahí que desde hace unos años se vengan llevando a cabo las llamadas Aulas de Inmersión Lingüística, donde los alumnos inmigrantes de países no hispanohablantes pueden aprender español reforzando el que aprenden en la calle.

José Ramón García es uno de los responsables de estas clases, concretamente en el IES Pedro de Luna. Es su primer año como profesor en el centro, pero ya ha tenido tiempo de observar algunos problemas... ¿irresolubles? "El Aula de Inmersión Lingüística consiste en dar hasta un máximo de nueve horas lectivas a lo largo de la semana exclusivamente de español, para los alumnos que no conocen la lengua", explica.

Los problemas de estas clases son múltiples, desde los alumnos que llegan mediado el curso escolar hasta la falta de materiales para el aprendizaje, --"supongo que porque a las editoriales no les sale rentable", apunta García-- en estos estudios. Un problema mayor aún son los alumnos que llegan con poca o ninguna escolarización previa, con los que en algún caso hay que practicar "incluso movimientos de muñeca para coger el bolígrafo correctamente". Sin embargo, el problema más generalizado es que, por ley, estos alumnos solo pueden pasar un máximo de nueve horas en estas clases, "con lo cual luego asisten al resto de asignaturas como los demás, en muchas ocasiones entendiendo poco o nada de lo que se explica". En algunos centros, como en el Pilar Lorengar, se intenta "adaptar el contenido de las materias", como explica David Galindo, profesor de Lengua y Literatura.

Una solución fácil sería que estos alumnos dedicaran quizá un curso completo a ponerse al día con el idioma, pero la ley no lo permite, según explica García, "porque si no hacen vida normal con el resto de los alumnos estás creando guettos o grupos cerrados de inmigrantes. Así que el problema tiene difícil solución.

Aún así, no faltan iniciativas. Volviendo al Pedro de Luna, Esther López, Tutora de Acogida del centro, explica que se intentan "fomentar las actividades extraescolares para que se relacionen con el resto de alumnos", y se ofrecen cursos de bienvenida para explicar el sistema educativo y el funcionamiento del colegio.

En general, los profesores hablan de buenas relaciones. El idioma es lo único que hace recluirse a los chicos y agruparse según grupos étnicos y nacionalidades. Porque, contrariamente a lo que se podría pensar, ni el absentismo, ni el fracaso escolar están directamente relacionados con la inmigración. "No hay tendencias claras, depende de la personalidad de cada uno", explica López. Y es que, aunque utilicemos la etiqueta inmigrantes, los tópicos no son más que eso. Hay que conocer... y dejarse conocer.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón