Las miradas

 

Ángel Iguaz Orduna, Pilar Maristas

Nuestras miradas se cruzaron y mi corazón volvió a palpitar, Los dos nos acercamos y comenzamos a hablar. Poco a poco nos conocimos, fuimos cogiendo confianza. Era una sensación extraña, solo quería verte, sentirte, mirarte... enamorarme. Mis sentimientos hacia ti eran tan grandes.

Me encantaba tu sonrisa, tu simpatía, tus ganas de vivir la vida. Te necesitaba a mi lado, pero tú no sentías lo mismo. Simplemente me considerabas un gran amigo. Se me vino el mundo encima, mi cabeza no aceptaba el no tenerte a mi vera, sabía que no volvería a ser el de antes, estaba enamorado.

Quizá algún día te pueda tener entre mis brazos, mientras te seguiré amando y lo único que sé es que nunca te podre olvidar.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón