¿Perdidos sin Perdidos?

 

Los náufragos del vuelo 815 de Oceanic dejan "huérfanos" de misterio a millones de seguidores de sus aventuras en todo el mundo

Fernando Mantecón (El Periódico del Estudiante)

Hace apenas una semana que terminó una de las sensaciones televisivas de los últimos tiempos. La serie Perdidos, ideada por J.J. Abrams, Damon Lindelof y Jeffrey Lieber, ha mantenido en tensión a los expectadores de medio mundo durante seis temporadas, desde el 2004. De hecho, hizo que muchos espectadores madrugasen mucho más que de costumbre hace dos domingos --concretamente a las 6.30 de la mañana-- para ver el último capítulo subtitulado a la vez que en Estados Unidos.

Probablemente muchos de los que comenzaron a ver esta producción hace seis años no pensaron que una historia de náufragos fuera a dar para tanto, ni siquiera con osos polares en islas tropicales y humo negro que mata a la gente. Pero la trama se ha ido complicando un poquito bastante. Esta complejidad puede ser una de las claves que expliquen el éxito de la serie... o no. Sin entrar en discusiones tan complicadas como sus tramas, sí que hay distintas visiones en torno al éxito de la serie.

Por ejemplo la de Christian Dantart, psicólogo aragonés que, entre otras especialidades, ha trabajado en la influencia de las nuevas tecnologías. Para el experto, la calidad no es un factor determinante en el éxito de Perdidos, o al menos está muy por detrás de las dos claves de la serie: "El márketing y las expectativas". En cuanto al primer factor, "por definición, es venderte algo que no necesitas". En el caso de esta serie, como de otras, se traduce en que, "de repente, si no la ves no eres nadie, todo el mundo está hablando de ella, etc.".

Este es un primer factor para entrar en el círculo, por decirlo alguna manera, pero la forma de crear ese círculo --es decir, por qué la gente se ha enganchado tanto a las aventuras de este grupo de náufragos-- son las expectativas. "Esta relación de los capítulos --que además terminan siempre dejando al espectador en tensión-- hace que estés continuamente pensando en el siguiente entre semana. Es como cuando te enamoras, no puedes dejar de pensar en el chico o la chica hasta que lo ves. Lo curioso es que el resultado es siempre peor que las expectativas, pero el efecto ya está creado".

Adrián Acerete, gran fan de la serie y organizador del finale en Zaragoza, no está para nada de acuerdo en esta valoración del psicólogo, pero coincide con él en que el éxito de la serie se ha visto tremendamente potenciado por las nuevas tecnologías, en concreto por las redes sociales. "Se han creado muchísimos foros y comunidades en torno a la serie, ya que tiene muchas capas para analizar. Si estas posibilidades que brinda actualmente internet hubieran existido antes, otras series como Twin Peaks o Expediente X, que también tuvieron bastante éxito, hubieran alcanzado las dimensiones de esta". La red también ha sido clave para la difusión de la propia serie, porque en televisión ha sido "claramente maltratada", según Acerete, tanto por La 2, que comenzó a emitirla, como por Cuatro.

Otro aspecto en el que coinciden el seguidor y el psicólogo es en que la calidad ha ido disminuyendo a lo largo del tiempo. Quizá porque, como dice Dantart, "no estaba concebida para durar tanto" y se ha alargado solo con fines comerciales. Pero esto no ha desanimado a los fans como Acerete. Para él, "la trama de misterio y ciencia ficción es accesoria; se ha hecho tan compleja que incluso ha podido contribuir más a perder audiencia que a ganarla".

El éxito estaría más bien en que se trata de "un drama de personajes, gran cantidad de ellos, con lo cual siempre te acabas identificando con uno o con otro". Dantart ni siquiera cree que haya sido realmente tal éxito de público, sino más bien de un público "entre 20 y 40 años, capaz de seguirla en horarios extraños y comprender las tramas". Sería la mayoritaria presencia de este público en las redes sociales lo que ha hecho crecer tanto el fenómeno.

Sea como fuere, la cuestión que se plantea es la que reina en la portada de este suplemento. ¿Y ahora qué? Para Acerete, los fans se quedan "un poco huérfanos". Admite que probablemente, "tarde o temprano encontrarán otra serie que les enganche", pero será difícil que lo haga "tanto como Perdidos. En cualquier caso, ya se rumorean sorpresas en el DVD de la última temporada, y en algún libro oficial...

Para Dantart, "por lo general los seguidores encontrarán una nueva serie, una página web u otra cosa a la que seguir. Habrá gente con patologías --como en todos lados-- que sienta cierta deriva, un vacío, pero no es común". Como resume el psicólogo, "el ocio no rinde pleitesía". Dicho de otra manera, a rey muerto, rey puesto. Así que Perdidos ha muerto, ¡viva Perdidos!

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón