Anorexia y bulimia: un mundo peligroso

 

Nuria Gimeno, Ada Continente, Ana Solsona, Sandra Contreras, IES Miguel Catalán

Hoy en día las chicas, sobre todo las adolescentes, se destrozan a sí mismas preocupándose demasiado por su físico. El sobrepeso, o ni siquiera eso, el simple hecho de estar un poco gordo/a ya es objeto de burla. Por esto mismo los adolescentes llegan a deprimirse. Muchos de ellos hacen dietas, especialmente las mujeres; afortunadamente, muy pocos desarrollarán un trastorno alimentario como la anorexia o la bulimia.

El tener una persona de referencia extremadamente delgada e intentar ser como ella puede dar lugar a una preocupación excesiva por el físico. Esto da lugar, no solo a trastornos alimenticios, como la anorexia y la bulimia, sino también a la depresión, y a la falta de autoestima que no te permite ser feliz y que simplemente te lleva a un duro aislamiento.

Vale la pena ser feliz, tener una personalidad propia y cuidar del físico en su justa medida.

Y ¿de dónde surge esta obsesión? Sin duda alguna, la sociedad incita a las mujeres a perder la cabeza.

El prototipo de la actualidad es una mujer muy delgada, guapa y no muy lista; el del hombre con unos enormes músculos y con un cerebro de mosquito. Si no, fijaos en los famosos: todos son delgados y solo se preocupan por su imagen. Esto es muy significativo. También tenemos a las modelos, altas, delgadas y algunas con tres dedos de frente. Con esto queremos mostrar que toda la influencia que reciben las personas que sufren anorexia y bulimia es principalmente la tele y la publicidad.

El camino para conseguir lucir palmito como todas aquellas chicas y chicos que todos los días vemos en pantallas y carteles es bastante conocido por todos. Las adolescentes tienen muchos trucos para evitar tentaciones hacia la comida, por ejemplo, no salen a la calle con dinero (es una tentación para comprar comida); llegan a coger fotos de gente a la que admiran por su físico y mirarse en el espejo, compararse y buscar siete errores en su cuerpo. Al igual que nosotras, pensaréis que esto es una exageración, sin embargo es la cruel realidad.

El hecho de no ser delgado no tiene por qué ser un trauma, es más importante que la gente se sienta feliz consigo misma, con más kilos o menos. Por eso mismo, aquellas personas que se preocupan demasiado por su físico, se deberían preocupar más por ser felices.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón