El reloj nuto

 

Layre Ibáñez Tejero, IES Juan de Lanuza de Borja

Un reloj llamado Nuto estaba colgado en la cocina de una casa grande, que tenía cuatro plantas y cinco inquilinos, pero un día se paró y nadie se dio cuenta; pasaron los días y el reloj, cansado de que no le repusiesen las pilas, decidió que cuando le pusiesen unas nuevas no iba a funcionar. Al cabo de cinco días, dos horas y tres minutos, le cambiaron las pilas, pero él seguía sin marcar las horas, entonces, la madre de la familia salió a comprar la comida y cuando se dio cuenta de que todo el mundo estaba parado, sin parpadear ni una sola vez, ella, aunque asustada, siguió su camino pensando que era una broma, pero al volver a casa vio que toda su familia estaba quieta y que ella era la única que estaba en movimiento. En la casa se respiraba un aire frío y escalofriante.

Al entrar en la cocina vio el reloj y sospechó que todo lo ocurrido era culpa de él y lo puso en marcha, pero Nuto no se movió. Al cabo de cinco días, dos horas y tres minutos, todo el mundo se puso en movimiento pero no se acordaban de nada; a la madre no la creyó nadie, excepto su familia y decidieron tirar a Nuto al vertedero para que no volviera a repetirse esta insólita situación. Nuto se quedó en la basura hasta que una familia lo recogió, pero a Nuto no le gustaba esa familia y volvió a parar el tiempo, pero esta vez fue para siempre.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón