Cuando todo se consume

 

Ruth Ruiz Giménez, IES Gúdar-Javalambre

Cuando el sol se alce rojo
en un amanecer sin color,
los glaciares serán ríos
y los ríos sólo vapor.
Cuando el mar embravecido
destruya los litorales
el hombre se habrá consumido
en una ola de penas y males.
Cuando el viento erosione recuerdos,
en lo alto de un risco o de una colina
quedarán cenizas de lo que no fue,
y se borrarán las heridas
y se olvidará el olvido
y la memoria no será
sino un suspiro en la niebla.
Cuando la luna no se alce
sobre el monte de hoja caduca
aullarán los lobos y se secarán los sauces,
y la noche no será
sino una palabra muda.
Cuando el aire sea tan cálido
que siempre se mantenga sereno,
que un único aliento
sea como el veneno
de la serpiente más letal,
y el respirar no será
sino un tormento
más pesado que el metal.
Cuando las aguas sean tan brumas
que no reflejen sino el oscuro
destino de los hombres,
cuando no queden tierras algunas
que habitar por clan o especie,
cuando los bosques
se consuman por el fuego
cuando la tormenta final arrecie,
allí no quedará sino el polvo
de lo que una vez fue
y no ha sido,
de lo que una vez vino
y se consumió.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón