El regalo de mi hermana

 

Jorge Tomás, El Pilar Maristas

Nada más despertarme me dí cuenta de que no era una mañana normal, ya que en la mesilla de mi cuarto junto a mi libro de lectura y el despertador alguien había depositado un regalo, supuse que era de mi hermana, por lo bien envuelto que estaba, no me equivoque, ella lo había dejado en mi mesilla para que lo viera nada más levantarme.

Me pareció raro, ya que hacía mucho tiempo que no aparecía por casa, una mañana se marchó y ya no la volví a ver, pero cada día tenía la esperanza de que ella volvería a casa y que todo habría sido una pesadilla.

Lo abrí, era un libro, no se le había olvidado que leer era una de mis pasiones favoritas, también había una nota en la que ponía que tenía ganas de verme, pero que eso no podía suceder hasta dentro de unos días.

Unas semanas más tarde un agente de policía vino a casa y nos hizo numerosas preguntas acerca de ella, hasta que pasada una hora, nos dijo que la habían encontrado muerta, a su lado una carta que el comisario entregó a mis padres y que decía que estaba muy arrepentida de haberse ido de casa tan joven, que se había encontrado con una vida demasiado cruel y que las drogas y la violencia se habían apoderado de ella y que por eso decidió poner fin a su vida.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón