Estambul, inigualable

 

Beatriz Aguilar, Colegio El Pilar Maristas

Estambul, todavía recuerdo el olor típico, ese olor a especias, ese olor a exótico. Diferentes sonidos invaden las calles; Desde coches a gente presionándote para que compres,cenes o visites diferentes lugares, hasta la llamada del rezo. Estambul, ciudad de contrastes, ciudad multicultural, colorida por una parte y por otra, totalmente negra y blanca. Ciudad alegre, sí, pero todo cambia al entrar en una mezquita. El silencio preside la sala, delante los hombre y niños y detrás y tapadas por una verja de madera, las mujeres y niñas. Únicamente se oye la voz del imán, y el ruido de los turistas descalzándose. Hombre y mujeres rezando al unísono, mismos gestos, mismas palabras, mismas miradas. Ha acabado y se vuelve a oír únicamente el ruido de los turistas calzándose, quitándose los pañuelos de cabeza y hombros. Estambul, ciudad inigualable

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón