Los Ojos verdes de Becquer

 

Alena Belokopitova, IES F. Grande Covián

"Ojos luminosos, transparentes como las gotas de lluvia que resbalan sobre las hojas de los árboles después de una tempestad de verano" Éstas son precisamente las palabras que Bécquer utiliza para describir esos ojos verdes que dieron origen al título de esta leyenda, fruto de un sueño o imagen vista por el autor.

No es de extrañar que el título de esta leyenda se relacione con uno de los personajes más importantes de la historia. Una mujer distinta a todas las demás. Simboliza la tentación, con su belleza y su extraña y misteriosa mirada de color esmeralda atrae a individuos que solo se interesan por ellos mismos, además de sentirse seducidos por lo indescriptible y el enigma que encierra su amada.

Habitando en el Lago de Los Álamos, tan incorpórea como sus aguas, aparentando un rayo de sol difícil de advertir; castiga a todo aquel que se atreve a alterar su rumbo. Ofrece un amor y un cariño imposibles de rechazar para unos hombres hechizados por la soledad y la melancolía, que van a buscarla en pos de una felicidad sin nombre y un amor inalcanzable. Tienta a éstos con un beso, un beso mortal que los encamina poco a poco hacia la inmensidad de su refugio. Incapaces de resistir, las marionetas de la mujer sucumben a su engaño y perecen en su morada de algas y corales.

Es un título que introduce a la perfección lo que va a ser una leyenda que constituirá uno de los prototipos de la literatura romántica, la cual girará en torno a una estética dramática e intensa, una apasionada lucha por la libertad derivada en la rebeldía frente a las reglas y un portal sin límites para los sentimientos y también para la imaginación.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón