La vida en el aula

 

La convivencia en los centros es un asunto de toda la comunidad escolar

José Lacruz (Periódico del Estudiante)

"Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos", dijo en su día Martin Luther King (1929-1968), religioso estadounidense, defensor de los derechos civiles y premio Nobel de la Paz. "Aprender a vivir juntos, aprender a convivir con los demás, además de constituir una finalidad esencial de la educación, representa uno de los principales retos para los sistemas educativos actuales. No obstante, una de las percepciones más extendidas entre el profesorado hace referencia al progresivo incremento de las dificultades de convivencia en los centros educativos y, de forma especial, en los de Educación Secundaria". Así comienza el Plan para la Promoción y Mejora de la Convivencia Escolar que promovió el año pasado el Ministerio de Educación y Ciencia junto a las distintas organizaciones sindicales.

El documento firmado también explica que "es innegable" que han crecido las agresiones e incidencias en las aulas, lo que dificulta en gran medida la labor del profesorado. Además, hace mención a la disrupción en el aula, que define como "un fenómeno con incidencia directa en el trabajo del profesorado, en su motivación, en el clima del aula y en las relaciones con sus alumnos".

La convivencia en el aula es un asunto que afecta a toda la comunidad escolar y los agentes implicados (alumnos, padres, profesores...) deben poner los medios necesarios para hacer de las clases el mejor lugar para la educación. Los factores responsables del deterioro de esa convivencia son diversos, como apuntan distintos estudios y pedagogos: psicológicos, sociales o educativos. Lo cierto es que las instituciones no se mantienen ajenas a esta realidad y han tomado cartas en el asunto. De tal manera, están en pleno desarrollo las iniciativas promovidas por los planes de convivencia del Gobierno central y los Ejecutivos autonómicos. El último paso se dio la semana pasada con la aprobación del Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar y de Prevención de los Conflictos Escolares.

La Comunidad aragonesa ha sido una de las más activas y diseñó su propio Plan de Convivencia, cuya finalidad es "favorecer propuestas educativas innovadoras que ayuden a los centros educativos a conseguir la formación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales y en el ejercicio de la tolerancia y la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, y a desarrollar la motivación del alumnado por el aprendizaje, mejorar la cohesión y las relaciones internas del grupo". Los propios centros educativos han estado desarrollando proyectos y actividades encaminadas a una mejor convivencia y sus experiencias sirven de ejemplo a otros colegios e institutos. Humor, dibujos, concursos, grupos mediadores, viajes, juegos, nuevas tecnologías... Los recursos didácticos y prácticos para la mejora de la convivencia son diversos y ya son muchos los alumnos de los centros educativos aragoneses que han puesto un granito de arena para hacer de su aula, su mundo, un lugar donde crecer y aprender en consonancia y respeto con sus compañeros.

El portal web aragonés de la convivencia recoge algunas de estas iniciativas escolares. En el sitio online también se puede consultar toda la documentación necesaria para desarrollar proyectos y actividades. Asimismo, se hace especial hincapié en cuatro aspectos fundamentales. En primer lugar está la convivencia entre iguales, ya que los alumnos deben mantener un "respeto mutuo" y aceptar "unas normas comunes, otras opiniones y estilos de vida y la resolución por medios no violentos de las tensiones y disputas". El segundo módulo hace mención a la convivencia intercultural, ya que la configuración del alumnado está cambiando con nuevas culturas, religiones y razas, lo que supone todo un reto a la hora de afrontar una enseñanza de iguales condiciones y sin problemas. Una tercera sección es la dedicada a la convivencia entre géneros, para fomentar la eliminación de estereotipos o prejuicios sexistas, poniendo como bandera la igualdad entre alumnos y alumnas. El último módulo hace referencia a las relaciones entre profesores y alumnos, con la comunicación, la colaboración, la tolerancia y la responsabilidad como valores fundamentales. Se trata, en definitiva, de hacer del aula el mejor lugar para conocer, aprender y convivir en el respeto y con unas normas básicas que ayuden a todos.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón