Mi luna amada

 

Jorge Diago, Juan de Lanuza

Mi luna amada
te pedí que no te alejaras de mí
porque la soledad es eterna
y no tiene fin.

Cuántas caras tienes, luna
siempre que te miro cambias.

Algunas veces redonda,
y otras veces delgada.
Hay veces que eres gigante
y otras como un guisante.

Hay veces que estás manchada
y otras como perfumada.

Todas las noches que duermo
tú siempre me vigilas
me asomo a la ventana
ahí estas mira que mira.

No siempre estás a un lado
a veces estás arriba
y otras veces abajo.

Ahí, gira que gira
luna no puedes parar

Pareces un navegante
que va surcando el mar.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón