Carrera Popular de Ibercaja

 

Durante la carrera se veía a las distintas generaciones, cada una a su paso, pero todas adelante

Periódico del Estudiante

El domingo 24 de octubre me levanté sabiendo que tenía un solo pensamiento en mi cabeza y que debía de afrontar un reto, conseguir recorrer la distancia de 5 Km por las calles del centro de Zaragoza. Estaba dispuesta a conseguirlo. Todo sería por un buen fin, lograr que todos nosotros nos fundiéramos en uno y alcanzáramos la meta deseada: la total integración de las personas discapacitadas en nuestra sociedad. Son pocas las oportunidades que tenemos a nuestra edad para poner nuestro granito de arena.

Cuando llegué al punto de encuentro, me di cuenta de la gran cantidad de personas que habíamos respondido a la llamada de la solidaridad. Antes de emprender la carrera cambiamos impresiones los profesores, padres y alumnos de nuestro colegio María Rosa Molas. Salimos por grupos más o menos juntos, pero conforme avanzábamos, la distancia entre los más entrenados y los que manteníamos una velocidad moderada se fue haciendo cada vez mayor. Durante la carrera fue curioso observar las distintas generaciones que llenaban las calles, niños, abuelos, padres, cada uno a su paso.

Después de casi 40 minutos, muy cansada y acalorada, llegué a la meta. Me había costado un gran esfuerzo, pero había valido la pena. Nos obsequiaron con un diploma y con una minimochila; todos comentamos lo divertido que había resultado la experiencia. Para mí fue inolvidable y espero repetir el año que viene, aunque no estaría nada mal si organizamos todos los participantes del colegio un almuerzo después de la carrera.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón