Pablo Pérez: "Nunca olvidaré el bailar con Berna en el Principal"

 

Alumno de primero de Bachillerato del IES Sierrea de Guara, lleva una exitosa carrera como bailarín de jota y ha llegado a actuar con Miguel Ángel Berna en 'Se escribe con Jota'

Fernando Mantecón (El Periódico del Estudiante)

–-¿Cómo empezaste a bailar jota?
-- Empecé desde muy pequeño, con cuatro años. Había una escuela de jota debajo de mi casa, y me debió gustar la música al pasar por allí, porque ya les dije a mis padres que quería bailar.

-- Pues sí que lo tenías claro con tan poca edad, ¿no había nadie en tu familia que bailara y te lo aconsejara?
-- Sí que es un poco raro que lo pidiera yo mismo con cuatro años, pero así fue. También me apunté al año siguiente a ballet, porque en la escuela también daban y me llamó la atención.

-- Desde fuera parece que no tenga mucho que ver una cosa con la otra...
-- Es cierto que no lo parece, pero en realidad la danza clásica está en la base de todas las danzas populares. Puede parecer que no tengan que ver, pero el ballet te da muchos recursos técnicos a la hora de realizar movimientos y colocación de brazos, piernas, cabeza, posiciones de todo el cuerpo...

-- ¿Es muy útil para la jota?
-- Sí que se nota, cuando alguien que sabe de danza te ve bailando jota te dicen, «tú también haces ballet».

-- Y desde entonces no te ha ido mal con el baile.
-- No me ha ido mal, hemos participado en muchos concursos de jota mi hermana y yo como pareja, por todo Aragón y hasta en Hospitalet y hemos ganado unos 30 premios, sobre la mitad de ellos primeros premios.

-- ¿También cantas?
-- No, de pequeño cuando me apunté sí que estuve unos años haciendo las dos cosas, pero al cambiarme la voz ya lo dejé, veré si algún día lo retomo.

-- ¿Cómo llegaste a bailar con Miguel Ángel Berna?
-- Bueno, el mundo de la jota desde dentro es muy bueno, quiero decir que es como una familia, nos conocemos todos. Alguien del mundillo me vio, les gusté y me dijeron si quería participar en el espectáculo Se escribe con Jota, de Berna. Y dije que por supuesto que quería intentarlo.

-- ¿Lo viste una gran oportunidad?
-- Claro, Berna empezó como jotero y mira a dónde ha llegado, así que no me lo pensé, aunque supusiera bajar a Zaragoza a los ensayos para las actuaciones en diciembre y fuera como suplente. Berna te enseña muchas cosas cuando ensayas con él, con esas variaciones que hace él sobre la jota.

-- ¿Cuál fue el momento más especial de tus actuaciones?
-- Cuando me dijo si me apetecía salir al escenario un día, a pesar de estar en principio como suplente. Bailar delante de tanta gente en el Teatro Principal es algo que nunca olvidaré.

-- ¿Te ha supuesto algún problema el tener que bajar tanto a Zaragoza?
-- Algo, también para mis padres, a quienes tengo que agradecer que me hayan llevado siempre que ha hecho falta. Pero vamos, en el sentido de quitarte tiempo ya me pasaba en Huesca, ensayaba y ensayo todos los días, incluso los sábados. Es algo que me gusta mucho y de momento lo he podido compatibilizar con los estudios, que son lo principal.

-- ¿Y cómo se iba llevando en el colegio el hecho de ser ‘el chico que baila ballet’?
-- Al principio es raro, algunos te insultan por eso, pero yo siempre he mantenido la actitud de que me daba igual lo que dijeran, y al final la gente lo acaba viendo normal y te dejan en paz. Mientras yo esté a gusto con mis amigos y me guste lo que hago, la gente puede decir lo que quiera.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de La entrevista

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón