Pasión por el conocimiento

 

El Centenario de la muerte de Joaquín Costa recuerda la importancia de la educación en la sociedad

Fernando Mantecón (El Periódico del Estudiante)

Tal día como hoy, hace cien años, moría en Graus probablemente el aragonés más importante históricamente del último siglo, Joaquín Costa. La efeméride se va a conmemorar con un sinfín de actos a partir de hoy, que recordarán a Costa y todas las vertientes que abarcó, desde el derecho a la política, pasando por las infraestructuras hidráulicas... Se ha querido ver en él a un visionario, y en cierta forma lo fue. Pero también, y sobre todo, fue un apasionado del conocimiento y la educación, que quiso situar como necesidad básica para las políticas de desarrollo de España, como refleja el lema "Escuela y despensa" con el que se le identifica.

Así lo recalca Víctor Juan, director del Museo Pedagógico de Aragón (Huesca), escritor y profesor de la Facultad de Ciencias Humanas de Huesca, quien señala que, ante todo, lo que destaca en Costa es "Su pasión por conocerlo todo". Una pasión que se sintetiza en su frase "si no puedo estudiar, no quiero vivir". "Escribió cartas a los Benedictinos para ingresar en el monasterio, también intentó meterse al ejército hasta que su enfermedad se lo impidió... todo con tal de estudiar".

Costa alcanzó una gran reputación y se ganó el cariño de los aragoneses, que detuvieron el tren que le llevaba a enterrar a Madrid y forzaron a enterrarlo en Torrero. A su muerte se le dedicaron grandilocuentes epitafios como "Nuevo Moisés", y quizá por eso hay cierta tendencia a convertirlo en un oráculo, algo que según Juan "no podemos hacer: No podemos analizar a Costa desde la perspectiva actual, analizando las carencias educativas de hoy en base a sus análisis. La situación educativa de entonces no tiene nada que ver con la de ahora".

"Costa tenía la necesidad de comprenderlo todo, y eso hoy en día es aún más complicado, porque vivimos en una sociedad mediatizada en la que no sabemos de dónde viene nada", analiza el escritor.

Para el director del Museo Pedagógico lo más satisfactorio es precisamente descubrir el lado humano de Costa. "Por ejemplo, la carta que le escribió a su amigo Giner de los Ríos, en la que le hablaba de un amor imposible; leyéndola te das cuenta de que la Historia nos roba a la persona y nos deja al personaje". Y es que solo era eso, una persona, y ahí radica su mérito de haber luchado contra la pobreza y la enfermedad para labrarse una educación.

Y esos factores son precisamente una de las grandes diferencias de la sociedad de la época de Costa y la actual. Hoy en día, en principio, la pobreza no tiene por qué ser un inconveniente para lograr una buena educación --aunque en la práctica a menudo lo sea--, pero en el siglo XIX "la educación estaba reservada a las élites". Costa tuvo que compatibilizar el trabajo con la educación, que en principio obtuvo de forma autodidacta, fruto de su propio esfuerzo. "No está muy claro qué ideas en torno a la educación tuvo antes y después de involucrarse en la Institución Libre de Enseñanza (ILE), la institución pedagógica más importante de los últimos 150 años", explica Juan. "Pero sí fueron un gran acierto las intuiciones que tuvo en torno a la educación como herramienta de cambio", asegura.

Costa estuvo influenciado por el krausismo, que entre otros puntos apostaba por la tolerancia académica, la libertad de cátedra... En sus escritos elaboró teorías muy concretas, con puntos como enviar a los profesores a formarse al extranjero. Desde que acudió a la Exposición Universal de París de 1867 --como aprendiz de albañil, por cierto--, una de sus obsesiones fue igualar a España con el extranjero a diversos niveles, "fundirse con el resto de Europa". También instó a pagar a los maestros lo que se les adeudaba, a separar la religión y la política de la educación --aunque sin negar el papel de los curas en la enseñanza religiosa-- o a aumentar la edad obligatoria de escolarización. También abogaba por algo similar a la FP, y era un firme defensor de la modernización de la agricultura; no tuvo muy presente la Industralización.

Para entender la relación de la pobreza y la educación en Costa, Víctor Juan ofrece un breve relato en torno a la ILE. "La institución nace por una circular del gobierno que instaba a los catedráticos a que aceptaran e incorporaran el catolicismo a sus enseñanzas. Giner de los Ríos y otros se niegan, e incluso son encarcelados. Costa acababa de entrar a la universidad como profesor, no era catedrático, no era su guerra, pero se solidariza con ellos por sus ideas y también abandona su puesto.

Los catedráticos son repuestos, se funda la ILE con ideas de libertad de cátedra, separación de la religión, etc. Pero ya desde el principio había divergencias, aunque Costa se involucrara mucho, porque la idea de Giner seguía siendo algo elitista, más bien de universidad --algo que nunca consiguieron, fue más bien de secundaria--, mientras Costa apostaba más por la enseñanza primaria. Quería más escuelas en los pueblos, bibliotecas, museos... Vive más pegado a la realidad del pueblo, como trabajador, y por eso acaba mal con el propio Giner, porque seguía perteneciendo a la élite intelectual mientras Costa tenía que ganarse la vida".

Volviendo a la tendencia a mirar a Costa con la mirada puesta en la actualidad, es una tendencia que se ha dado a lo largo de su vida y tras su muerte. "Ha sido reivindicado y denostado por muchas ideologías, porque sus ideas así lo propiciaban. Los republicanos, por ejemplo, veían en él un "emisario de su espíritu", en Palabras de Fernández de los Ríos, porque apostaba por llevar la educación a los pueblos y por el laicismo. Pero al mismo tiempo, daba importancia al papel de los curas", explica Juan. Las interpretaciones parciales de su obra han hecho un flaco favor a la figura del Aragonés.

En un último ejercicio de imaginación, Víctor Juan nos ayuda a imaginarnos cómo sería Joaquín Costa hoy: "Trasladando su asombrosa capacidad de trabajo y su deseo de saber, probablemente mantendría 50 blogs y otras tantas páginas web", reflexiona el profesor.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Tema de la semana

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón