"Mi primer mes por las tierras de Mumbai"

 

carei@aragon.es

Miriam Salas, profesora de refuerzo de español del CAREI durante el curso pasado, nos ha enviado esta carta que nos parece muy interesante:

"Queridos compañeros: Perdonad que haya tardado tanto en enviaros noticias desde Mumbai: quién mejor que vosotros puede entender el ajetreo que supone esto de empezar una nueva vida en un país nuevo.

El día que cumplí mi primer mes por tierras indias lo celebré desde la cama, ya que la picadura de una araña pequeña pero matona me produjo una reacción alérgica y me subió mucha fiebre. Por lo demás, mi cuerpo se ha adaptado muy bien a las nuevas condiciones: el calor, la humedad, el monzón (que ya está en las últimas), los olores, la comida, los mosquitos... Algunas cosas no son fáciles al principio: a cualquier trámite hay que echarle mucha paciencia, porque aquí todo tiene un ritmo distinto. Y en el barrio donde vivo las primeras semanas no me lo pusieron fácil para integrarme, ya que no están acostumbrados a ver extranjeros y mucha gente tiene prejuicios negativos (algunos, comprensibles) sobre los occidentales.

Mumbai es una ciudad muy caótica, en la que no es fácil orientarse al principio. Ir a la oficina de inmigración fue toda una experiencia: por fin me sentí del otro lado del espejo, compañeros inmigrantes; del lado desde el que muchos de mis alumnos de Zaragoza me miraban, y que yo solo había contemplado a través de ellos.

Superadas las dificultades iniciales, os cuento que Mumbai es fascinante: contrastes salvajes entre unos barrios y otros; olor a caca de vaca mezclado con olor a incienso y a masala; colores vivos en las frutas y los vegetales, en los vestidos; las tradiciones más conservadoras y la modernidad más puntera separadas solo por la vuelta de una esquina; la espiritualidad que destila esta tierra, la mezcla de religiones e identidades, no siempre pacíficas... ¡Tantas cosas que os podría contar!

En cuanto al trabajo en la universidad, muy satisfecha, porque hemos marcado un récord de alumnos de español en lo que lleva el proyecto. ¡En primero tengo a más 80 alumnos en clase! Cuando llegué había solo un alumno matriculado en español, en tercer curso. Pero no me quedé con los brazos cruzados y me puse a hacer publicidad y a organizar actividades, y ahora estamos desbordados. Estoy luchando por que me dejen hacer varios grupos y contratar a alguien más. En segundo y tercero los grupos son de unos 15 a 20 alumnos, y las clases son una gozada. Los alumnos están entusiasmados con la cultura española, ¡y saben un montón!".

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Artículos publicados

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón