Golpe Aéreo

 

Raquel Álvarez, IES La Salle Montemolín

El pasado cuatro de diciembre los controladores aéreos no fueron a trabajar. Los cielos de España se vieron libres de aviones. ¿Y por qué esta huelga repentina? Porque el gobierno cambió una serie de normas y derechos que tienen los controladores y por los casi 13.000 millones de euros de deuda de la empresa AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea).

Miles de personas no pudieron salir de España durante ese puente o tuvieron que volar con dos o tres días de retraso. El sector turístico y las aerolíneas perdieron unos 500 millones de euros.

El gobierno declaró el Estado de Alarma para los controladores, que declararon ante la Fiscalía.

Y yo me pregunto, ¿realmente era necesario llegar a esto? Comprendo la posición de los controladores y su descontento, pero no creo que hiciera falta paralizar el tráfico aéreo español para pedir una compensación. Además, lo que hicieron no es una huelga, porque las huelgas se avisan y tiene que haber unos servicios mínimos.

Tampoco creo muy conveniente la solución del gobierno, obligar a alguien a trabajar y si no quiere, a los juzgados.

Los vuelos ya han vuelto a la normalidad, pero los ´enfrentamientos´ entre el gobierno y los controladores aéreos no han terminado.

Pienso que ninguna de las dos partes ha actuado bien, aunque eso es algo que ya no se puede cambiar y espero que a partir de ahora solucionen de otra manera los problemas que puedan surgir.

 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón