¡Al abordaje!

 

Sergio Camueno, IES Pirámide

Se oía el goteo constante del grifo de la cocina cuando, de repente, tuve un sueño que ahora os voy a contar.
Me encontraba sobre un barco extraño. Al principio me asusté, aunque luego, un poco cohibido, empecé a indagar. No me encontraba solo, en el barco había muchas personas, todas hablando y jugando como si no me vieran. Al verme reflejado en el agua del mar pude ver que mi imagen se parecía a la de ellos, de pelo castaño, fornido, alguna cicatriz... ¡Dios mío! Estaba en un barco, sí, ¿pero de la Edad Media?
Un marinero gritó:
--"¡Barco a estribor!"
Otro dijo:
--"¡Tienen una bandera pirata!"
Un hombre robusto salió de un camarote, por sus pintas de caballero parecía ser el capitán de la embarcación. Sin más preámbulos, el jefe del navío dijo a toda su tripulación: "¡Todos a sus puestos de combate!"
Y agregó poco tiempo después: "Carguen los cañones". Nada más decirlo, los marineros dejaron lo que hacían y empezaron a prepararse, todos estaban asustados y yo aterrado.
El barco pirata estaba cada vez más cerca , en pocos minutos llegaría. Un cañonazo cayó a pocos metros del barco, otro consiguió derribar el mástil, pero nuestros cañonazos no tocaban al enemigo.
Ya estaba a nuestro lado el barco pirata y empezaban a soltar los garfios. Al momento, los piratas invadieron el barco, matando a muchos marineros a su paso, se acercaron a mí, me amenazaron...
"¡Ringggggggg!" de repente me desperté en mi cama. El sueño había sido tan real que me costaba creerme que estaba en mi cama y no allí, en el barco, rodeado de piratas y marineros en una encarnizada batalla en medio de la mar y en otra época.


 

 

foto

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de Rincón Literario

 

 
Contacto | Aviso Legal | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón