Un ejemplo

 

Iván Azagra García, IES Pilar Lorengar

El caso del que voy a hablar es de unas de esas personas que dejan huella en la vida. Parece mentira que en tan poco tiempo que estuve en contacto con ella me pudo dar tanta valentía y coraje. Era la madre de mi cuñado, que tuvo cáncer. La primera etapa la superó a fuerza de muchos tratamientos y con gran coraje para llevar el día a día. Mejoró notablemente y con el tiempo volvió a recaer. Tuvo un final muy difícil y doloroso, pero no podía imaginarme que una persona con esta enfermedad luchara tanto que hasta a las personas que la rodeaban daba ánimos: "Hay que saber llevar lo que a cada uno nos ha tocado".

Me acuerdo mucho de ella y pienso que de ella pudimos aprender que, no pocas veces nos quejamos sin motivo y que siempre nos fijamos en los que están mejor pero... ¿Nos acordamos de los que están peor? Desde entonces veo la vida más positiva y seguro que me acordaré de ella.

 

 

» Subir
» Imprimir página
» Más noticias de t Opinas

 

 
Contacto | Inicio

Desarrollado por DiCom Medios, S.L.
© Prensa Diaria Aragonesa

Ibercaja Gobierno de Aragón